Bloque de pisos que se construyó sobre los restos del molino medieval de Monzón
Bloque de pisos que se construyó sobre los restos del molino medieval de Monzón
Cultura

Patrimonio declara Bien Cultural el molino medieval de Monzón sobre el que se edificó un bloque de pisos

Los restos fueron hallados en 2008 y se conservaron en un sótano habilitado al efecto en la nueva construcción

ZaragozaActualizado:

Las autoridades de Patrimonio del Gobierno aragonés han declarado Bien de Interés Cultural (BIC) los restos del molino harinero medieval que aparecieron en Monzón (Huesca) en 2008. El hallazgo se produjo durante unos sondeos arqueológicos previos a la construcción de un bloque de pisos en un solar de la localidad.

El molino en cuestión fue construido entre los siglos XIII y XIV, y permaneció en pie hasta el siglo XVII, cuando quedó en desuso. Aunque se tenían referencias documentales de que existió ese molino, no se hallaron sus restos hasta aquellas excavaciones realizadas hace diez años. Tras el hallazgo, la Administración regional autorizó a la constructora a que siguiera adelante con sus planes y edificara el bloque de pisos que había proyectado, pero con la condición de que los vestigios de ese molino medieval se conservaran y fueran integrados en el sótano del nuevo inmueble.

Ahora, diez años después, el Ejecutivo autónomo da un paso más al catalogar esos restos como BIC, lo que refuerza su protección legal y restringe las obras a realizar a partir de ahora en ese solar, que deberán obtener siempre el visto bueno previo de las autoridades de Patrimonio para velar por la conservación de esos vestigios.

En 2008 quedó al descubierto lo que fue la planta baja de aquel viejo edificio, la zona dedicada a moler el grano. Esa planta inferior «se conserva en bastante buen estado», según indica el Gobierno aragonés en la resolución con la que declara BIC estos restos arqueológicos. Se trata de unos vestigios -se subraya en la misma resolución- que permiten «documentar los componentes principales de un molino harinero medieval, caso bastante infrecuente en lo que se conoce de este tipo de instalaciones en Aragón».

Los restos de esa construcción medieval están bajo el bloque de pisos que se levantó a partir de 2008 en la confluencia entre la Avenida Cortes de Aragón y la Plaza Europa de la localidad de Monzón.