La sentencia ha sido dictada por la Audiencia Provincial de Huesca (en la imagen)
La sentencia ha sido dictada por la Audiencia Provincial de Huesca (en la imagen)
Tribunales

Patea a su esposa, la deja sin olfato de por vida y le condenan por «imprudente»

La Audiencia de Huesca le ha impuesto cuatro años de cárcel por entender que esas lesiones no fueron intencionadas, en contra del criterio del fiscal, que pedía 11 años de prisión para el acusado

ZaragozaActualizado:

La Audiencia Provincial de Huesca ha condenado a un hombre a cuatro años de prisión por haber pateado a su esposa y dejarla sin olfato de por vida. Entre otras lesiones, la mujer sufrió la rotura de las conexiones nerviosas entre la nariz y el cerebro. Tuvo que ser intervenida quirúrgicamente, pero las lesiones que sufrió la han dejado con algunas secuelas irreversibles.

La sentencia acaba de dictarla la Audiencia de Huesca y el fallo dista considerablemente de lo que pedían tanto la Fiscalía como la víctima -acusación particular-. Así, el fiscal solicitaba para el acusado 11 años de cárcel y la imposibilidad de acercarse o comunicarse con la mujer durante 21 años. La víctima, por su parte, pedía que se le impusieran 12 años de cárcel y 22 años de alejamiento.

El tribunal, sin embargo, considera que el agresor no pretendía dejar a la mujer sin olfato y que, por tanto, no es de aplicación el tipo penal del dolo (intencionalidad) sino el de la imprudencia grave. Además, en línea con lo que solicitaba el abogado del acusado, el tribunal también reconoce la atenuante de confesión, aunque no las de arrebato u obcecación relacionada con una adicción al juego.

Los hechos se produjeron en Monzón (Huesca) hace casi dos años, en mayo de 2017. Desde entonces lleva el acusado en prisión provisional, un tiempo entre rejas que se le tiene que descontar ahora a la pena que se le ha impuesto de cuatro años de cárcel. El condenado, Iulian M., de nacionalidad rumana, regentaba un bar en Monzón cuando ocurrieron los hechos. Fue precisamente en el bar donde atacó a su mujer, después de que ésta le hubiera recriminado que se había gastado una gran cantidad de dinero en máquinas recreativas. El hombre la emprendió contra ella, la tiró al suelo agarrándola del pelo y le propinó una fuerte patada que le provocó una «grave fractura del macizo facial», según indica el fallo.

La mujer empezó a sangrar intensamente, pero logró levantarse y marcharse a su casa. Él, por su parte, se limitó a coger una fregona para limpiar los restos de sangre que habían quedado en el local, «sin interesarse por el estado de su esposa», según hace constar la sentencia en los hechos probados.

Cuando la víctima llegó a casa, su hija –menor de edad- la convenció para que fuera al centro de salud de la localidad, desde donde derivaron a la mujer al hospital de Barbastro, dada la gravedad de las lesiones que presentaba. Desde el hospital de Barbastro, a su vez, la trasladaron al Hospital Miguel Servet de Zaragoza, para ser tratada en su unidad quirúrgica de maxilo-facial. Tardó prácticamente un año en recuperarse y, aún así, le han quedado secuelas de por vida.

Según indica igualmente la sentencia, la pérdida del olfato ya se puede considerar como irreversible, a tenor de los informes médicos especializados aportados durante el juicio. Así, los especialistas indican que esa anosmia –pérdida del olfato- provocada por un traumatismo debe haber mejorado en semanas o meses. De lo contrario, si pasan dos años sin mejoría alguna –como es el caso-, se puede considerar como irreversible.

Además, a esta mujer –que tenía 36 años cuando sufrió la brutal agresión a manos de su marido- también le ha quedado una alteración de la respiración nasal bilateral y una oclusión dental defectuosa, por el efecto que las lesiones le causaron en la mandíbula.

La sentencia, además de condenar al acusado a cuatro años de cárcel, le impone cinco años de libertad vigilada, nueve de alejamiento y que indemnice a la víctima con 57.904 euros por las lesiones que le causó.