El castillo se reconvirtió, pocos años después de su construcción, en poderosa abadía
El castillo se reconvirtió, pocos años después de su construcción, en poderosa abadía - Fabián Simón
Arquitectura

Montearagón: el milenario castillo rescatado por el Estado

El gran fortín del rey aragonés Sancho Ramírez encara una restauración con casi millón y medio de euros

ZaragozaActualizado:

El Estado ha acudido al rescate del castillo de Montearagón casi mil años después de que fuera construido por el rey Sancho Ramírez como plataforma militar desde la que conquistar Huesca capital a los musulmanes. Emblemático en la historia de Aragón, majestuoso por sus dimensiones y por su singuar historia, este fortín recibirá en los próximos dos años casi un millón y medio de euros para evitar que la ruina y el olvido acaben con él, y para relanzarlo como atractivo turístico.

De la restauración se encarga el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, a través del Instituto del Patrimonio Cultural de España. En las obras invertirá 1.436.000 euros en dos anualidades. Actualmente se están redactando los proyectos para un castillo que, además, es propiedad del Estado.

Este fortín pasó a manos del Ministerio de Cultura en el año 1977, 46 después de que fuera declarado Monumento Histórico-Artístico. El paso del tiempo han hecho grave mella en este conjunto defensivo. Las obras que se van a acometer van a «garantizar la consolidación estructural del castillo y resolver problemas de evacuación de aguas que en la acutalidad están comprometiendo la seguridad del monumento», ha explicado el delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, quien destaca el elevado valor histórico de este castillo: «desde él empezó a construirse el Reino de Aragón que después forjó la unidad de España».

Esta emblemática fortificación fue levantada en los años 1086 y 1087 por el rey Sancho Ramírez. Desde ella planificó y lanzó el asedio contra la Huesca musulmana, en cuya campaña militar encontró la muerte el monarca en 1094. Su hijo y sucesor, Pedro I, completó la reconquista de esa parte del norte de Aragón y, al avanzar la frontera cristiana, el castillo de Montearagón se reconvirtió en abadía por decisión real.

De esa forma, la Corona pasaba a disponer de un bastión de poder eclesiástico bajo su control en Montearagón, que atesoró también un amplio poder político. Esta abadía llegó a gener bajo su jurisdicción un total de 104 iglesias y villas en suelo aragonés y navarro, y sus monjes disfrutaban de escaño en las Cortes del Reino de Aragón. Montearagón fue, durante buena parte de la Edad Media, el enclave eclesiástico más rico y poderoso del Reino de Aragón.