Monegros, el desierto con más ritmo

Monegros, el desierto con más ritmo

YOLANDA AZNAR | ZARAGOZA
Actualizado:

El desierto oscense de Los Monegros se ha convertido este fin semana en el referente de la música electrónica. Miles de amantes de estos ritmos se han dado cita en el desierto aragonés para vivir veintidós horas de fiesta y locura ininterrumpida. Monegros Desert Festival ha logrado superar todas las expectativas. Se esperaba la llegada de 43.000 personas, pero, a falta del balance oficial, todo hace indicar que se habrán rebasado estas cifras. Su decimoquinta edición será recordada por la gran afluencia de público, pero sobre todo por el calor extremo. Los casi cuarenta de grados de temperatura que se han dado en la estepa aragonesa no han sido excusa para exprimir al máximo la cita.

Este festival, el más importante de España en lo que a música electrónica se refiere, se ha consolidado con el paso de los años, hasta llegar a ser una de las citas ineludibles del panorama internacional. Cientos de ciudadanos europeos, sobre todo franceses e italianos, han llegado hasta Aragón para disfrutar con un cartel plagado de estrellas.

Comienza la fiesta

El pistoletazo de salida a un día completo de música y desenfreno se produjo el viernes a las cinco de la tarde. Más de 10 kilómetros de retenciones para acceder al festival hacían prever que el público respaldaba un año más de forma masiva la iniciativa.

Como cada año, se repitieron las hileras de coches y autocares, y el desierto comenzó a impregnarse del bullicio habitual, con los hostales y hoteles completos. La hostelería oscense hace estos dos días su particular mes de agosto. Gente venida de Galicia, Sevilla, Cataluña o Valencia atestiguan la expansión del festival.

Cartel de lujo

Más de 50 artistas han compuesto un programa en el que el techno, electro, house, minimal, hip hop, drum’n’bass han reinado por encima de todo. El cartel era de lujo. Todo un veterano de los platos nacionales como Cristian Varela fue el encargado de abrir el XV Monegros Desert Festival. Tras él, un viejo conocido del patio, Carl Cox, fue de los primeros en exhibir su talento a los platos, con el público entregado y bajo un sol de justicia. Valentino Kanzyani, Brodinski, Oscar de Rivera, Robert Lamart o Gentleman fueron otros de los artistas que se subieron al escenario.

Un oásis en el desierto

Monegros Desert Festival se extiende a lo largo de 350 hectáreas de una finca privada. Los 300.000 metros cuadrados, dos carpas y tres escenarios al aire libre dan fe de la magnitud de un festival que crece con el paso de los años. Un total de 14 zonas de bar y comida, más de 380 metros lineales de barra, 350 camareros y auxiliares completan unas cifras astronómicas que hacen del festival un oasis en medio del desierto de Aragón.

Ayer a las cuatro de la tarde se bajó el telón. Ya queda menos para que el desierto de Aragón se convierta en un oasis de música electrónica.