Miguel Gracia, con el bastón de mando. Es su segundo mandato seguido al frente de la DPH
Miguel Gracia, con el bastón de mando. Es su segundo mandato seguido al frente de la DPH
Política

Miguel Gracia (PSOE), reelegido presidente de la Diputación de Huesca

Durante su discurso de investidura reivindicó el valor de los pequeños municipios, para los que exigió más recursos

ZaragozaActualizado:

El socialista Miguel Gracia fue investido este miércoles presidente de la Diputación de Huesca (DPH). Emprende así su segundo mandato consecutivo al frente de esta diputación provincial, en este caso gracias al respaldo del PAR. Socialistas y aragonesistas han trasladado así a la DPH el acuerdo de gobernabilidad que sellaron a nivel hace mes y medio.

En su discurso de investidura, Gracia ha reivindicado el valor de los pequeños municipios, para los que exigió más recursos. A su juicio, es necesaria una «discriminación administrativa» en favor del medio rural, de quienes habitan en él y de los ayuntamientos que garantizan la prestación de servicios en esos núcleos. Todo ello, a su vez, con «una administración simplificada» y una financiación adecuada para «esas instituciones débiles» que -denunció- se ven «limitadas por esas normas y leyes superiores que incluso llegan al esperpento de limitarnos nuestros propios recursos, aquellos que necesitamos para nuestras necesidades de gestión, de desarrollo o de personal, entre otros».

Alcalde de la pequeña localidad pirenaica de Arén desde 1997 -donde nació en 1953-, Miguel Gracia está al frente de la Diputación de Huesca desde 2005, después de haber sido vicepresidente con anterioridad. En el arranque de su segundo mandato al frente de la DPH, reivindicó acabar con la «soledad de la administración local» y con una posición reforzada de los ayuntamientos en la arquitectura institucional del Estado, en la que se reconozca el papel esencial que desempeñan «para dar respuestas a la sociedad civil cuando otras administraciones no alcanzan sus expectativas».

«Los pueblos no son ciudades en pequeño, y las soluciones a sus demandas y necesidades se deben contemplar desde otras perspectivas», destacó Miguel Gracia. «En ningún sitio como en los pueblos se puede vivir con más plenitud la experiencia de ser ciudadanos», afirmó. Y apeló a reivindicar y poner en valor la política frente a las incertidumbres y a la desafección ciudadana que se lleva arrastrando desde hace años.

Foto de grupo de los diputados que conforman la Diputación de Huesca en la legislatura que acaba de arrancar: 13 del PSOE, tres del PAR, ocho del PP y uno de Cs
Foto de grupo de los diputados que conforman la Diputación de Huesca en la legislatura que acaba de arrancar: 13 del PSOE, tres del PAR, ocho del PP y uno de Cs

Como ejemplo de concienciación y motor de cambio, Miguel Gracia se refirió a la Educación, y en concreto a la escuela «como este gran motor de cambio y de compensación de desigualdades». «Debemos favorecer que los centros educativos pongan en valor el mundo rural, la necesidad de un medio natural vivo, el conocimiento de nuestra procedencia, y el respeto por los hombres y mujeres que viven en el territorio», declaró el reelegido presidente de la DPH.

Esta corporación provincial la integran 25 diputados. Tras las elecciones municipales de mayo, ha quedado compuesta por 13 del PSEO, tres del PAR, ocho del PP y uno de Cs.