El presidente Lambán (PSOE), junto a Pablo Echenique (Podemos), en una imagen de archivo
El presidente Lambán (PSOE), junto a Pablo Echenique (Podemos), en una imagen de archivo - Fabián Simón
Política

Manifestación en Zaragoza contra el PSOE por sus pactos con Podemos

Padres, profesores y alumnos de la enseñanza concertada se echan a la calle contra el plan de cierre de aulas

ZaragozaActualizado:

Menos de dos años después de que fuera investido presidente del Gobierno aragonés gracias al respaldo de Podemos, el socialista Javier Lambán encara este martes la primera manifestación en su contra -que se prevé multitudinaria-. El motivo: elpacto suscrito con Podemos para garantizarse la aprobación del presupuesto autonómico de 2017 a costa de cerrar aulas en los colegios concertados, que en su inmensa mayoría son centros católicos.

Hace unas semanas, el PSOE y el partido de Pablo Echenique cerraron el acuerdo. En él, Lambán aceptó concesiones a Podemos. La más relevante, el cierre de aulas en los colegios concertados, hasta un total de 28 que, de consumarse, podría dejar en la calle a más de 400 profesores, según han indicado desde la patronal del sector y desde la oposición parlamentaria, formada por PP, Ciudadanos y el PAR.

El asunto lleva camino de acabar en los tribunales. Y, mientras tanto, ha desencadenado la primera manifestación contra Lambán que recorrerá las calles de Zaragoza para expresar su rechazo a esa componenda política negociada entre el PSOE y Podemos a vueltas con el presupuesto regional de 2017.

La manifestación se prevé multitudinaria a tenor del revuelo generado por ese controvertido pacto, el número de familias y trabajadores afectados y las firmas recogidas durante las últimas semanas para expresar su rechazo a la medida, más de 29.000 que ya han sido entregadas a la Administración autonómica.

El PSOE, hasta ahora, ha considerado estas protestas como un mal menor dentro de su estrategia para afianzarse en el Gobierno aragonés y esquivar el precipicio al que se asomaba si no era capaz de aprobar el presupuesto del Gobierno aragonés -lo que hacía avecinar un resto de legislatura políticamente fangoso para el Ejecutivo de Lambán-.

50.000 alumnos y cientos de profesores

Aragón cuenta con casi un centenar de colegios concertados, que suman unos 50.000 alumnos y cientos de profesores. Cerrar 28 aulas en Infantil -que es donde se materializará- tendrá un efecto en cadena. Por cada aula que se cierra en primero de Infantil, la medida tiene un efecto multiplicador en los años sucesivos, ya que conforme pasa el tiempo esa clausura se extiende a los siguientes cursos.

El Ejecutivo de Lambán no ha aclarado aún cuántas aulas se cerrarán en la enseñanza concertada. Insiste en que lo pactado con Podemos es que se clausurarán «hasta 28», pero eso no quiere decir que se llegue a esa cifra. En cualquier caso, el número exacto deberá contar con el beneplácito de la formación morada si el PSOE no quiere poner en riesgo la votación del presupuesto del presente año, que tendrá lugar a primeros de mayo.

Los socialistas -al igual que Podemos- dicen que cerrar aulas en la concertada es el mecanismo necesario para redirigir alumnos a los centros públicos y, así, reforzar estos colegios cien por cien de la Administración. Desde la enseñanza concertada, sin embargo, advierten que las cuentas no son así de simples, porque chocan incluso contra derechos recogidos en la Constitución, como el de la libre elección de centro.

Camino de los juzgados

De hecho, esa es una derivada jurídica que los colegios concertados ya han considerado para llevar el caso ante los tribunales en cuanto se sustancien los cierres anunciados. La CEOE lo ha advertido y, de paso, el asunto ha abierto también un rifirrafe en las relaciones entre el Gobierno aragonés y la Iglesia.

La manifestación, convocada para este martes, partirá a las 18.30 horas de la céntrica Plaza de Aragón para dirigirse y acabar ante el Edificio Pignatelli, sede del Gobierno aragonés y de la Presidencia autonómica.

Entre quienes acudirán se encuentran los padres, alumnos y profesores del colegio concertado «Virgen de Guadalupe» de Zaragoza. Desde la Asociación de Madres y Padres de este centro advierten que el suyo es un caso especialmente vulnerable, porque se trata de un colegio que cuenta con una única vía, y si el Ejecutivo regional les retira el concierto el centro se vería gravemente comprometido.

Desde la Asociación de Madres y Padres del «Virgen de Guadalupe» explican que, aunque el Gobierno aragonés todavía no ha concretado qué aulas va a cerrar y en qué centros, «el daño ya está hecho, porque hay familias que por miedo a no poder optar a plazas en un centro concertado desviarán su demanda de plaza para sus hijos otros centros, y eso puede dar un argumento añadido a la Administración para tumbar el concierto».