Palacio de los Luna, sede de la Audiencia Provincial de Zaragoza
Palacio de los Luna, sede de la Audiencia Provincial de Zaragoza - F. Simón
Tribunales

Se libra de ser condenado por ensañamiento tras coser a machetazos a un hombre

Le han impuesto seis años de cárcel, frente a los catorce que pedía la víctima, que estuvo al borde de la muerte

Zaragoza Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un joven marroquí ha sido condenado a seis años de cárcel por atacado a machetazos a un hombre de 42 años en Zaragoza, en plena calle. Había discutido con él unas horas antes porque la víctima, Said E., le había recriminado la actitud que él y otros amigos estaban mostrando con otro joven. Después se volvieron a encontrar y el agresor le atacó reiteradamente con un machete.

Ha sido condenado, pero la pena impuesta ha sido sustancialmente menor que la que solicitaban tanto la Fiscalía como la acusación particular. El tribunal que le ha juzgado, en la Audiencia de Zaragoza, entiende que el agresor no actuó con ensañamiento, y tampoco con alevosía. La acusación particular pedía para el autor material 14 años de prisión, y la Fiscalía solcitaba nueve.

La acusación particular, que ejerce la víctima, ha anunciado que va a recurrir el fallo y va a sostener que la condena sea por intento de asesinato, con penas sustancialmente más elevadas que las que han sido impuestas en esta sentencia. La víctima sufrió gravísimas heridas por todo su cuerpo, incluida la cabeza, el tórax y las extremidades, que le ha dejado severas secuelas. De hecho, estuvo al borde de la muerte.

Salvó la vida gracias a la rápida intervención de unos agentes de la Policía Local que acudieron a socorrerlo y que le practicaron un torniquete para evitar que se desangrara, dado que uno de los machetazos le había seccionado una arteria. Los servicios sanitarios de emergencias acudieron también con rapidez, lo que permitió estabilizar al herido y evitar que las graves heridas que sufrió le costaran la vida.

Los hechos ocurrieron en la calle Conde Aranda de Zaragoza, en plenas fiestas del Pilar del año 2017. El agresor, Jamal Mounaji, no actuó solo. Aunque solo él ha sido condenado como autor material del delito de homicidio en grado de tentativa, actuó acompañado de otro amigo, Djamel Mehida, que ha sido condenado a tres años y medio de prisión por complicidad en la agresión. Además, otra amiga, Wafa R., también se sentó en el banquillo, pero ha salido absuelta porque no ha quedado probada la tesis de las acusaciones, que apuntaban a que fue ella la que avisó a Jamal del lugar en el que se encontraba el hombre que acabó siendo atacado.