La ley que dará vía libre a «Las Vegas» de Aragón puede acabar ante el Constitucional

Y. AZNAR | ZARAGOZA
Actualizado:

Izquierda Unida anunció ayer que se está planteando la posibilidad de llevar la Ley de Centros de Ocio de Alta Capacidad, que se aprobará en el próximo pleno de las Cortes de Aragón, ante el Tribunal Constitucional. Esta ley permitirá que Aragón tenga tantos casinos como Las Vegas y amparará la construcción del macroproyecto de ocio Gran Scala. Según el portavoz de IU, Adolfo Barrena, la ley es una «aberración legislativa», por eso, apuntó que la combatirán con todas las herramientas que tengan a su alcance.

Para Barrena, la ley es «inconstitucional», ya que permite la expropiación forzosa si la promotora del proyecto no consigue todos los terrenos de forma pactada. Mientras, la Constitución española reconoce en su artículo 33 que nadie podrá ser privado de sus bienes y derechos sino por causa justificada de utilidad pública o interés social. Por eso, según Barrena, la ley no se ajusta a la Carta Magna. «Los casinos, ruletas y actividades de juego, ocio y relax están muy lejos de ser una justificación válida para una expropiación», señaló Barrena.

El diputado de IU se mostró muy crítico con la futura ley a la que llegó a comparar con Guatánamo, ya que en el territorio que ocupe Gran Scala, «no regirán ni las leyes del juego de Aragón, ni la de horarios comerciales, y ni tan siquiera la de espectáculos y establecimientos públicos».

Falta de fondos económicos

Son estos motivos los que han llevado a IU ha plantearse la posibilidad de recurrir la ley ante el Tribunal Constitucional. Sólo la falta de capacidad económica de la formación hacen peligrar este recurso, sin embargo, confían en que sean los propios ciudadanos quienes les ayuden a recaudar los fondos necesarios para presentar el recuso de inconstitucionalidad de la ley.

Además de acudir al Constitucional, la formación se plantea una gran manifestación ciudadana en «defensa de un territorio en el que el interés general sea el principal y no el particular y privado».