Javier Lambán, presidente de Aragón y candidato a la reelección por el PSOE
Javier Lambán, presidente de Aragón y candidato a la reelección por el PSOE - Fabián Simón
Política

Lambán ronda a Cs, llama «garrapata» al PP y carga contra Podemos por el «chalé de lujo» de Iglesias

Con elecciones a la vista y el Gobierno aragonés en el aire, el «barón» del PSOE marca distancias a izquierda y derecha tras haber sido reprobado al alimón por PP y Podemos

Actualizado:

Las Cortes de Aragón vivieron este viernes la segunda jornada de una bronca sesión plenaria que arrancó la víspera con una coyuntural alianza entre PP y Podemos para, al alimón, votar la reprobación del socialista Javier Lambán por no haber presentado el proyecto de presupuestos de la región de 2019. Tras esa reprobación, a la que se unieron el PAR y Ciudadanos, la sesión de este viernes arrancó con un rifirrafe dialéctico en el que Lambán marcó distancias a izquierda y derecha, llamó «garrapatas políticas» al PP y cargó contra Podemos por ondear la bandera de la vivienda social y, al mismo tiempo, tener un líder (Pablo Iglesias) que tras entrar en política ha estrenado «chalé de lujo».

El rifirrafe entre Lambán y el jefe de filas del PP aragonés, Luis María Beamonte, se desencadenó a raíz de una pregunta en la que éste cargó contra el «barón» socialista por la situación en la que se encuentra la provincia de Teruel. En su respuesta, Lambán negó las acusaciones de los populares y se las devolvió asegurando que «quien respeta a los turolenses el es PSOE y es este Gobierno». Acusó al PP de haber aparcado proyectos de infraestructuras emblemáticas para Teruel –citó el ferrocarril Cantábrico-Mediterráneo y los nuevos hospitales de Teruel y de Alcañiz, entre otros– y, a partir de ahí, cargó dialécticamente contra los populares.

«Ustedes no han hecho absolutamente nada en la provincia de Teruel, excepto actuar como garrapatas políticas y apropiarse de los logros ajenos», afirmó. Dirigiéndose a Beamonte, remachó: «usted no es absolutamente nada en la política aragonesa, aparte de ser lacayo sumiso del señor Casado», el líder nacional del PP. Y remachó contra el líder de los populares aragoneses y candidato al Gobierno regional al reprocharle que, el domingo 10 de febrero, no acudiera a la movilización convocada en Teruel para reivindicar mejores servicios públicos y, sin embargo, ese día «se fue a Madrid cantando el "cara el sol"», en referencia a la manifestación para censurar al Gobierno de Sánchez sus negociaciones con los independentistas y exigir elecciones.

La intervención de Lambán se vio seguida de un espontáneo rifirrafe dialéctico entre las bancadas del PP y del PSOE, que se extendió durante varios minutos y que forzó a la presidenta de las Cortes regionales, Violeta Barba, a reprender y llamar al orden a los diputados para que depusieran su actitud, guardaran silencio y respetaran las normas del debate parlamentario.

El «chalé de lujo» de Pablo Iglesias

Tras este episodio intervino la portavoz de Podemos en las Cortes de Aragón, Maru Díaz, para formular otra pregunta parlamentaria a Javier Lambán, sobre política de vivienda. Reprochó los pobres resultados que, a juicio de Podemos, ha dejado esta legislatura autonómica. Y, al responder, fue cuando Lambán sacó a relucir el chalé que ha comprado su jefe de filas y su pareja -y portavoz en el Congreso-, Pablo Iglesias e Irene Montero. «Hablando de vivienda, el chalé de Pablo Iglesias no es la mejor solución para los españoles, porque no todo el mundo puede aspirar a un chalé de lujo el del señor Iglesias y la señora Montero», afirmó con ironía el presidente aragonés y líder regional de los socialistas.

Poco después, Lambán aprovechó su respuesta a otra pregunta de Ciudadanos para rebajar el tono que había desplegado frente a Podemos. Agredeció a la formación morada que haya contribuido a la gobernabilidad de Aragón durante esta legislatura –fruto de los acuerdos de investidura y parlamentarios que se han sucedido-. «No me quejo de la colaboración parlamentaria que he tenido por parte de Podemos y de IU», pero afirmó que a la formación morada se le ha puesto «el gatillo fácil» por la proximidad de las elecciones.

Como ocurrió la víspera, esta segunda jornada del Pleno de las Cortes de Aragón ha evidenciado el ambiente preelectoral que se ha instalado en la Cámara autonómica y las dinámicas de unos y otros partidos ante la política de pactos que, con total seguridad, tendrá que desplegarse tras los comicios de mayo para poder formar gobierno en esta región. Mientras el PP de Beamonte mira hacia Ciudadanos y Vox en un «pacto a la andaluza», el PSOE de Lambán centra gran parte de sus expectativas en que los resultados le permitan sumar con Ciudadanos para intentar un acuerdo de gobierno en Aragón con la formación de Rivera. El flirteo del PSOE hacia Ciudadanos, aunque discreto, arrancó abiertamente el año pasado. Se sustanció, en mayo del año pasado, en un acuerdo entre ambos partidos para rebajar el Impuesto de Sucesiones en Aragón. Y en las filas socialistas ya entonces se habló de tender puentes con Cs a más largo plazo, con la mirada puesta en las elecciones autonómicas del próximo 26 de mayo.