Lambán y Rudi, en una imagen de archivo
Lambán y Rudi, en una imagen de archivo - Fabián Simón
Política

Lambán fulmina, por «ineficaz», la oficina de control del gasto que creó Rudi en Aragón

El Gobierno regional ve probado que el ente no cumplió sus fines y que, sin embargo, ralentiza la gestión presupuestaria

R. P.
ZaragozaActualizado:

El 13 de mayo de 2014, por decreto, la entonces presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi (PP), creó un nuevo órgano en la estructura administrativa y política del Gobierno regional: la «Unidad de control del gasto público». Tres años después, ha sido eliminada. La acaba de suprimir el Gobierno aragonés del socialista Javier Lambán. La razón: la considera manifiestamente «ineficaz».

En el acuerdo de eliminación de este órgano, el Ejecutivo de Lambán subraya que esa oficina «no ha conseguido los objetivos inicialmente pretendidos» y que, sin embargo, a lo que sí contribuye es a ralentizar la gestión presupuestaria.

«Concurre una causa de interés general que justica la derogación expresa de su decreto de creación, al objeto de no demorar en exceso la tramitación y resolución de los expedientes de gestión presupuestaria y lograr una mayor eficacia en la gestión de los recursos públicos», se indica en el acuerdo que ha puesto punto y final a esa «Unidad de control del gasto público».

Rudi la puso en marcha cuando su gestión estaba en entredicho por el déficit, algo que le costó un rifirrafe con su compañero de filas y ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Las dificultades del Gobierno de Rudi por contener los números rojos llevaron incluso al cese de uno de los tres consejeros de Hacienda que tuvo durante su mandato.

Aquella «Unidad de control del gasto público» supuso incrementar las estructuras de fiscalización que ya funcionaban con similar fin -y siguen funcionando con carácter ordinario- en la Administración autonómica. Así, dicha «Unidad de control» -que a su vez iba acompañada de tres subcomisiones- convivió con una secretaría general técnica y cuatro direcciones generales de la Consejería de Hacienda, además de la Intervención General de la Comunidad autónoma que, a su vez, en sí misma cuenta con otros cuatro servicios específicos dedicados al control financiero, contable, de gasto público en general y de supervisión de las cuentas del entramado empresarial ligado al Gobierno regional.