La hijastra de Belloch asume ante el juez la campaña de insultos contra un edil del PP
Beatriz Tirado, hija de un anterior matrimonio de Mari Cruz Soriano, acudió ayer al juzgado acompañada de su abogado / FABIÁN SIMÓN

La hijastra de Belloch asume ante el juez la campaña de insultos contra un edil del PP

El alcalde de Zaragoza, llamado a declarar mañana como imputado por los mismos hechos

YOLANDA AZNAR | ZARAGOZA
Actualizado:

Beatriz Tirado Soriano, hijastra del alcalde de la capital aragonesa, el socialista Juan Alberto Belloch, declaró ayer ante el Juez del Juzgado de Instrucción número 12 de Zaragoza, como imputada en un presunto delito de revelación de secretos. Allí reconoció haber insultado al concejal del PP en el Consistorio zaragozano, Sebastián Contín, a través de un blog que al parecer ella misma creó, con el nombre y fotos personales del edil popular. Además, insultó gravemente a Contín a través de mensajes difundidos en internet.

Ayer, Beatriz Tirado le dijo al juez que está «arrepentida» y pidió perdón por lo sucedido. Pero su autoinculpación no ha servido —por lo menos de momento— para librar a Belloch de declarar ante el Juez, también como imputado. Está citado para mañana, porque los insultos se lanzaron desde el ordenador de su casa y a través de la línea de internet de la que él es titular.

Gran expectación

Beatriz Tirado tiene 24 años. Es hija del primer matrimonio de Mari Cruz Soriano, actual esposa de Belloch. La joven llegó ayer a los Juzgados de Zaragoza a las nueve y media de la mañana, acompañada por su abogado, Enrique Trebollé. Tras una hora de declaración ante el juez abandonó las instalaciones judiciales sin hacer ningún tipo de declaraciones a los periodistas que la aguardaban.

Su abogado explicó que «todo fue bien» y apuntó que su defendida se encontraba «tranquila». Trebollé no quiso dar más datos de la declaración de su cliente por «respeto al secreto de las diligencias» y porque se trata de una actuación a instancia de parte y privada. Dijo confiar en que al final no haya ningún tipo de calificación jurídico-penal contra la hijastra de Belloch, pero matizó que será el juez quien decida lo que entienda oportuno.

Beatriz Tirado Soriano ya compareció el pasado día 9 ante el titular de este Juzgado. Acudió sin ser citada, para decir que era ella y no el alcalde quien creó el blog a nombre de Sebastián Contín, en el que colgó fotos personales del edil sin su consentimiento y además profirió una serie de insultos y acusaciones de gravedad, una de ellas repetida hasta en 1.500 ocasiones en el mismo mensaje.

«Coartar mi libertad»

Los hechos se remontan ocho meses atrás. Contín, al ver los graves insultos que se proferían contra su persona y comprobar que alguien había usurpado su identidad creando un blog con sus datos personales, denunció los hechos ante la Policía Nacional.

Según explicó ayer el concejal popular, entendía que los insultos tenían como fin «coartar su libertad y obstaculizar su trabajo como oposición». Reconoció que cuando presentó la denuncia desconocía por completo quién podía ser el autor de los insultos. La sorpresa llegó cuando, tras meses de investigación, la Policía le comunicó que el ordenador desde el que se habían producido los insultos pertenecía al alcalde de Zaragoza.

Contín entiende que los hechos van más allá del ámbito personal, y al tratarse del primer edil zaragozano tienen «sin duda unas connotaciones políticas», por eso no entiende el silencio del mandatario socialista. «Es paradójica la postura que ha adoptado Belloch», aseguró Contín, quien añadió que aún está a la espera de que el alcalde se disculpe públicamente por lo sucedido. Dijo creer en el arrepentimiento de la hijastra de Belloch, pero echó en falta una comparecencia pública del alcalde explicando lo sucedido.

No habrá querella criminal

Por el momento, el concejal del PP no ha presentado una querella criminal por los graves insultos que se profirieron contra él. Esperará a mañana para tomar una decisión al respecto.

Tras lo que pueda declarar Belloch ante el juez, Contín decidirá. Si el alcalde pide disculpas y asume la gravedad de los hechos, el concejal popular podría desistir de emprender acciones penales.