Una agente de la Guardia Civil, ante parte de las tejas recuperadas en esta operación
Una agente de la Guardia Civil, ante parte de las tejas recuperadas en esta operación
Sucesos

La Guardia Civil desmantela una red dedicada a robar tejas antiguas en el valle del Jalón

Hay nueve imputados, uno de ellos menor de edad, y se han intervenido más de 6.000 tejas

Actualizado:

La Guardia Civil ha desmantelado una red dedicada a robar tejas antiguas, que operaba en el valle del Jalón. Hay nueve imputados en total, entre ellos un menor de edad. Ocho están acusados de robar las tejas y otro de comprarlas para revenderlas. La operación también se ha saldado con la intervención de más de 6.000 tejas.

La investigación arrancó tras una oleada de denuncias presentadas ante la Guardia Civil por robos de tejas que se habían producido mayoritariamente en las localidades zaragozanas de Lumpiaque y Épila. En poco más de un mes, del 4 de marzo al pasado 12 de abril, se presentaron seis denuncias.

Las indagaciones de la Guardia Civil les acabaron poniendo sobre la pista de unas personas sospechosas de ser autoras de este tipo de hurtos. Se identificaron los vehículos utilizados y se dio también con un negocio situado en Pedrola, dedicado a la compraventa de tejas de este tipo.

Según las investigaciones, los autores de esos hurtos recorrían los municpios de la zona durante el día, para localizar tejados que poder desvalijar. Luego volvían por la noche para llevarse las tejas.

La Guardia Civil procedió finalmente a la detención de tres personas, dos adultos y un menor de edad -de 16 años-, vecinos de Urrea de Jalón. Están acusados de un delito continuado de hurto. Se les intervino también una furgoneta y las tejas que tenían guardadas.

Además, los agentes han imputado al dueño del negocio de Pedrola un presunto delito de receptación -compra de material robado-. En su poder se encontraron también otros albaranes por la adquisición de tejas viejas a otros individuos, que también fueron identificados por la Guardia Civil y que han sido igualmente imputados por presunto delito de hurto. Se trata de cinco personas, de entre 20 y 45 años, que viven en Épila y Lumpiaque. Asimismo, los agentes intervinieron 6.080 tejas viejas que estaban almacemandas en el negocio de Pedrola que se dedicaba a la compraventa de esos materiales.