Instalaciones de procesado del grupo Guissona en su planta leridana
Instalaciones de procesado del grupo Guissona en su planta leridana
Empresas

El grupo Guissona firma el convenio definitivo para su implantación en Épila

Este ayuntamiento zaragozano, el Gobierno aragonés y la compañía leridana han rubricado el acuerdo este jueves

ZaragozaActualizado:

El grupo Guissona firmó este jueves en Épila (Zaragoza) el convenio definitivo para implantar en esta localidad zaragozana su nueva gran factoría de procesado y distribuciónde productos alimenticios, que prevé crear 4.000 empleos en los próximos diez años.

La rúbrica del acuerdo oficial se ha producido un par de semanas después de que Guissona y el Gobierno aragonés hicieran público el proyecto, que supone la primera gran apuesta industrial del gigante agroindustrial leridano fuera de Cataluña.

Hace escasos días, tanto el Gobierno aragonés como el Ayuntamiento de Épila adoptaron los acuerdos institucionales para dar luz verde a todo el proceso administrativo que precederá a la puesta en marcha de esta gran planta industrial y logística.

Ahora, resueltos esos trámites, se ha producido la firma del convenio a tres bandas. La rúbrica tuvo lugar este jueves, a las 11.00 horas, en el Aula Magna del Edificio Multiusos de Épila.

Han asistido el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, el alcalde de Épila, Jesús Bazán, y, por parte del grupo empresarial Guissona, su director de Nuevos Proyectos, Salvador Raich, y el director de Ingeniería y Energía, Andreu Puig.

La firma del convenio permitirá activar, de inmediato, los trámites administrativos y urbanísticos que deben seguirse para facilitar la construcción de la nueva factoría. Tanto el Gobierno aragonés -que ha declarado de interés autonómico este proyecto empresarial- como el Ayuntamiento de Épila se han comprometido a facilitar diversas acciones, entre ellas la puesta a disposición de los terrenos necesarios para el grupo Guissona.

Así, el Gobierno aragonés expropiará más de 70 hectáreas en Épila (Zaragoza) para cumplir con los compromisos adquiridos con el grupo catalán Guissona ante la nueva gran fábrica agroalimentaria que ha decidido construir en Aragón el que, hoy por hoy, es el mayor grupo empresarial de la provincia de Lérida. Los suelos a expropiar suponen la mitad de toda la superficie que ocupará el grupo empresarial en esta localidad zaragozana.

Aunque el Gobierno aragonés se encargará de expropiar esos terrenos, el importe de dichas expropiaciones lo pagará el grupo Guissona, propietario de la red de tiendas Bonárea.

Además, el Ayuntamiento formalizará una serie de permutas de terrenos municipales para completar las necesidades de superficie de Guissona. Asimismo, le garantizará una gran reserva de agua para garantizar el abastecimiento que necesitará esta planta.

El acuerdo para su implantación en Aragón ha sido fruto de un acuerdo a tres bandas -el grupo Guissona, el Gobierno regional y el Ayuntamiento de Épila-, y los trámites se han activado ya para cumplir con los compromisos adquiridos. Supondrá, como mínimo, la creación de 4.000 puestos de trabajo con epicentro en una localidad zaragozana que ahora ronda los 4.600 habitantes. La factoría se prevé que entre en funcionamiento a principios del año 2019.

Guissona ha elegido la localidad zaragozana de Épila para instalar su nuevo gran centro industrial, que convivirá con el que dispone desde hace casi 60 años en la localidad catalana que da nombre a este grupo empresarial, Guissona. La planta de Épila se incardina en los planes de expansión de la compañía -propietaria de la red de establecimientos comerciales Bonárea-, que en los próximos años va a extender su presencia por el Levante, la zona centro y norte peninsular.