El pedrisco ha dejado importantes daños en varios términos municipales zaragozanos
El pedrisco ha dejado importantes daños en varios términos municipales zaragozanos
Sociedad

El granizo barre la provincia de Zaragoza y daña cientos de hectáreas de cultivo

Fuentes de Ebro, Fuendetodos y Villanueva de Huerva, especialmente castigados por las tormentas de este lunes

Zaragoza Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las fuertes tormentas que descargaron durante la tarde del lunes en numerosos puntos de la provincia de Zaragoza han dejado importantes daños allí donde llegaron con abundante granizo. Fuentes de Ebro, Fuendetodos y Villanueva de Huerva son tres municipios especialmente castigados por esas tormentas, que barrieron cientos de hectáreas de cultivo y que también dañaron coches y tejados.

Ahora toca echar cuentas. Arranca la evaluación por parte de los seguros para concretar las pérdidas y articular las indemnizaciones. Es una tarea que se prolongará durante días y que se centrará especialmente en los campos que han sufrido el pedrisco.

A falta de un balance más preciso, en Fuentes de Ebro se habla de unas 20 hectáreas que están dedicadas al cultivo de la apreciada Cebolla de Fuentes, que tiene sello propio de Denominación de Origen. Faltaban escasos días para que comenzara la recolección de esta variedad de cebolla y el pedrisco ha dañado las plantaciones. En Fuentes de Ebro, el pedrisco descargó también con fuerza sobre otras 280 hectáreas, mayoritariamente dedicadas a producir cereal, si bien en este caso la mayor parte estaban ya cosechadas.

En Fuendetodos, pueblo natal de Goya, la tormenta de pedrisco se prolongó durante un cuarto de hora y dañó tejados, coches y campos. Además de arrasar los típicos huertos domésticos para autoconsumo que hay en la localidad, el granizo ha truncado la cosecha de almendro y la producción de cereal que quedaba por recoger.

En Villanueva de Huerva la dañina tormenta de pedrisco descargó entre las 14.00 y las 15.00 horas. No solo cayó pedrisco con fuerza y de considerable tamaño, sino de forma prolongada. El manto blanco que quedó sobre el municipio dio fe de ello. Allí la peor parte se la han llevado las viñas y los campos de cereal que aún no se habían cosechado.