Los pueblos ribereños llevan años quejándose de la falta de limpieza del Ebro
Los pueblos ribereños llevan años quejándose de la falta de limpieza del Ebro - Fabián Simón
Sociedad

El Gobierno aragonés anuncia ahora un «plan piloto» para limpiar el Ebro

Se actuará en la vegetación de las orillas, pero no se dice nada de dragar para recuperar el espacio perdido por el cauce

ZaragozaActualizado:

El Gobierno aragonés ha anunciado un «plan piloto» de limpieza del Ebro, con el fin de prevenir inundaciones. Pese a que se presenta como novedad, la medida anunciada se centra en eliminar vegetación que se acumula en las orillas del río en distintos puntos. Es una medida, en realidad, que no solo es conocida de antiguo sino que es solo una parte de las que vienen reclamando desde hace años los pueblos ribereños, afectados por inundaciones cada vez más frecuentes.

El problema, como llevan tiempo subrayando los afectados, es que el río se desborda cada vez con más facilidad. Cada vez hace falta menos caudal para que el Ebro se desboque y provoque inundaciones. El problema, en resumen, es que el Ebro se ha ido achicando por la falta de obras de limpieza.Los dragados que se hacían antiguamente han dejado de realizarse, después de que hace años el propio Gobierno aragonés decidiera redoblar la protección ambiental del Ebro para limitar al máximo las obras que pueden realizarse en la mayor parte del cauce aragnés de este gran río.

De hecho, el «plan piloto» anunciado ahora por el Gobierno aragonés habla de limpieza de vegación en las orillas, pero no hace mención alguna a dragados, exigidos por diversos colectivos de la zona como la medida más eficaz para recuperar la capacidad de desagüe que el Ebro ha ido perdiendo, achicado por la acumulación progresiva de sedimentos que hacen menguar su cauce. Curiosamente, esos dragados sí que han estado permitidos en el tramo del Ebro que pasa por Zaragoza capital, y se pusieron en práctica años atrás para facilitar los recorridos de los barcos turísticos municipales, una contrata del Ayuntamiento de resultado económicamente ruinoso.

De momento, el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno aragonés, Joaquín Olona, ha anunciado esa experiencia de limpieza de vegetación en las orillas que se llevará a cabo en el término municipal de Pradilla. Se ha elegido esta localidad porque allí hay un monte de utilidad pública que permite al Gobierno de Aragón actuar directamente.

Esta medida experimental fue anunciada por Olona ante una treintena de alcaldes de pueblos ribereños del Ebro, con los que se reunió este miércoles en Zaragoza para abordar la situación tras las inundaciones que anegaron unas 20.000 hectáreas y han provocado unas pérdidas de más de 25 millones de euros.

De momento, otras localidades, como Torres de Berrellén o Alcalá de Ebro, han reclamado también a la consejería este trabajo de limpieza de vegetación de las riberas, que en el caso de Pradilla se realizará en verano, cuando el nivel del agua sea bajo.

Para Olona esta actuación es un ejemplo de que el Gobierno de Aragón no elude sus responsabilidades, pero ha recordado que la limpieza del cauce del Ebro es competencia del Gobierno de España, a quien exige financiación para llevar a cabo las actuaciones necesarias en el tramo aragonés, cifradas en 80 millones de euros.