Anna Gabriel (CUP), entre el consejero Raúl Romeva y el presidente Puigdemont, de Junts pel Sí. Entre los tres, 350.000 euros al año en sueldos
Anna Gabriel (CUP), entre el consejero Raúl Romeva y el presidente Puigdemont, de Junts pel Sí. Entre los tres, 350.000 euros al año en sueldos - Inés Baucells
Desafío secesionista

La Generalitat tiene colocados a más de 150 independentistas con más sueldo que Rajoy

En el 'Parlament', más ejemplos: Forcadell roza los 140.000 euros anuales, y los 100.000 la antisistema Anna Gabriel

MadridActualizado:

Con la garantía financiera del Estado, las cúpulas de los partidos independentistas catalanes disfrutan de casi 200 altos cargos públicos con sueldos superiores al que cobra el presidente del Gobierno español. La Generalitat da acomodo actualmente a 164 altos cargos con salarios de más de 80.000 euros brutos anuales, frente a los 79.756 euros a que asciende el sueldo oficial del presidente del Gobierno de España.

El presidente Carles Puigdemont y sus 13 consejeros son solo la punta del iceberg de esa larga lista de privilegiados sueldos oficiales que se pagan en la Generalitat con el auxilio económico del Estado. Privilegiados sueldos que prosperan pese a los graves apuros en que se encuentran sus arcas autonómicas desde hace años, lo que lleva al Estado a inyectar miles de millones de euros, año tras año, para mantener a flote el sector público del Gobierno catalán.

Puigdemont ronda los 140.000 euros brutos al año, casi un 80% más que Rajoy. Y los inquilinos de las 13 consejerías de la Generalitat -Junqueras incluido- perciben 109.663 euros. Prácticamente otro tanto, 109.314 euros, perciben otros cinco altos cargos designados por la cúpula instalada en la Generalitat bajo férreo control de los independentistas que lideran Puigdemont y Oriol Junqueras. Entre esos privilegiados sueldos de 109.314 euros anuales se cuenta el del secretario general de la Presidencia, Joaquim Nin; el de la directora del gabinete jurídico de la Generalitat, Margarida Gil Domenech; y el del «fichaje» de los secesionistas para intentar armar jurídicamente su pretendida independencia, Carles Viver Pi-Sunyer.

El caso de Viver Pi-Sunyer es relevante. Tras haber sido vicepresidente del Tribunal Constitucional, encargado de garantizar la máxima norma del Estado de Derecho, pasó a disfrutar de uno de los mejores sueldos de la Generalitat con el encargo de saltarse la Constitución Española en beneficio del proyecto secesionista catalán. El cargo que ocupa es el de director del Instituto de Estudios del Autogobierno.

Larga lista de altos cargos de segundo nivel

Más sueldo que Rajoy cobran también la larga lista de secretarios generales que tiene la Generalitat, así como sus también abundantes directores generales y otros cargos asimilados retributivamente. Entre ellos, los «secretarios sectoriales», la directora general de Instituciones Penitenciarias catalanas, Amand Calderó; o el director general de los Mossos, Albert Batlle.

En total, según los propios registros oficiales de la Generalitat, el Gobierno catalán alberga actualmente a un total de 164 atos cargos mejor pagados que el presidente del Gobierno de España. De ellos, una veintena tienen sueldos que superan los 100.000 euros, con Puigdemont encabezando ese particular 'ranking' salarial -se estrenó al frente de la Generalitat subiéndose el sueldo-.

Quienes disfrutan de estos privilegiados sueldos oficiales, financieramente soportados por el Estado, son la cúpula del independentismo de la marca Junts pel Sí -o de la plena confianza de esa cúpula-. Junts pel Sí es la coalición trabada para las elecciones autonómicas de 2015 por la antigua Convergencia (actual PDeCat) y Esquerra Republicana de Cataluña (ERC).

Antisistema y marxistas con abultados sueldos

Pero también los antisistema e independentistas radicales de la CUP disfrutan de ese nivel de privilegiados sueldos oficiales, en su caso al calor del Parlamento catalán. Reniegan del capitalismo y del Estado, pero disfrutan salarialmente de sueldos propios de altos directivos, y lo hacen gracias al soporte financiero del Estado al que atacan. Así, la portavoz parlamentaria de a CUP, Anna Gabriel, rozó los 100.000 euros el año pasado: 73.144 euros de sueldo base, más 26.084 euros de complementos retributivos por la vía de las «indemnizaciones» ligadas al cargo. Por los mismos conceptos, la presidenta del grupo parlamentario de la CUP, Mireia Boya, se embolsó el año pasado 97.608 euros brutos.

Eso sí, quien más despunta salarialmente es Carme Forcadell, activa partícipe del grupo que viene liderando el golpe secesionista. Forcadell, perteneciente a ERC -independentistas, republicanos y de inspiración marxista-, cobró el año pasado por su puesto de presidenta del 'Parlament' un total de 131.039 euros. Disfruta del segundo mejor sueldo oficial de la política catalana, solo por detrás de Puigdemont.

Por debajo de Forcadell, pero por delante de Rajoy, se encuentra otro miembro destacado del independentismo instalado en el Parlamento catalán, Lluís Corominas. El año pasado se embolsó 108.522 euros brutos, al calor del cargo de vicepresidente primero del 'Parlament' que ocupaba por entonces.

Marta Rovira, portavoz parlamentaria de Junts pel Sí, se embolsó en el último ejercicio 99.227,84 euros brutos; y su comapñero de filas y portavoz adjunto de esta coalición en el 'Parlament', Albert Batalla, percibió un total de 87.059,9 euros.