En la factoría de GM España situada en Figueruelas (Zaragoza) trabajan 5.400 personas
En la factoría de GM España situada en Figueruelas (Zaragoza) trabajan 5.400 personas - Fabián Simón
Empresas

General Motors, a un paso de quedarse sin asientos para sus coches en Zaragoza

La huelga en la fábrica que se los suministra puede forzarle a parar la producción del Corsa desde el próximo lunes

Zaragoza Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La factoría que la multinacional General Motors (GM) tiene en Figueruelas (Zaragoza) está a un paso de tener que parar temporalmente la fabricación del modelo Corsa por falta de asientos. La huelga en la fábrica que se los suministra, la planta de Lear en Épila (Zaragoza), le forzará a parar la producción si se consuman los paros, que están anunciados inicialmente para un par de semanas, desde este lunes hasta el día 29.

Lear lleva meses en conflicto. En esta empresa trabajan 250 personas de plantilla fija, y decenas más como temporales. Su actividad depende mayoritariamente de los asientos que le vende a la planta española de GM, situada a escasa distancia. Pero esta factoría de Lear dejará de ser cliente de General Motors, porque la multinacional ha decidido que el nuevo modelo Corsa que lanzará a finales de 2018 ya no lleve asientos fabricados en Épila, sino en la fábrica que Johnson Controls tiene en la localidad zaragozana de Pedrola.

La pérdida de este contrato a futuro abocará al cierre de la factoría de Lear en Épila, según llevan meses denunciando los trabajadores, que se han movilizado ya en varias ocasiones y que ahora pretenden presionar con la huelga. Piden que la multinacional Lear les asigne otras tareas para poder mantener la planta y el empleo, que se llegue a un acuerdo pactado para recolocar a los empleados en la factoría de Johnson Controls, y que GM se implique en la búsqueda de soluciones.

De no llegarse a un pacto entre sindicatos y empresa que evite la huelga en Lear, el próximo lunes dejarán de fabricarse allí los asientos del Opel Corsa. Y la falta de suministro conllevará la paralización de la línea de montaje de General Motors, porque el sistema de suministro está diseñado para que no se acumule material almacenado, sino que se van sirviendo las unidades al mismo tiempo que se van montando los coches.

General Motors ya ha empezado a trabajar en planes de contingencia ante esta previsible paralización. Todo apunta a que buscaría adelantar las fechas del ERE temporal que tenía programado de antemano, de forma que coincidiera en el tiempo con los paros en la fábrica de Lear.

En GM Figueruelas trabajan 5.400 personas. General Motors España volvió a dar beneficios el año pasado, tras disparar sus ventas un 19%.