Junto al Ebro hay numerosas granajs de cerdos y vacuno que suman decenas de miles de animales
Junto al Ebro hay numerosas granajs de cerdos y vacuno que suman decenas de miles de animales - F. Simón
Sociedad

El ganado estará protegido en Aragón por un plan oficial de rescate en caso de riadas

Lo está diseñando el Gobierno regional. En las inundaciones de 2015 murieron 10.000 animales, y unos 900 el pasado abril

ZaragozaActualizado:

El Gobierno de Aragón está diseñando un protocolo de rescate y evacuación de ganado que esté en zonas de riesgo cuando se producen riadas e inundaciones, que son especialmente frecuentes en el Ebro, pero que también ocurren eventaulmente en algunos de sus afluentes. Asimismo, se está planteando restringir la existencia de granjas en zonas vulnerables. Así lo han indicado fuentes de la Consejería de Presidencia del Ejecutivo regional, después de la alta mortandad de animales que han dejado las inundaciones ocurridas en los últimos años, la más reciente el pasado abril.

Según las mismas fuentes, la crecida del Ebro del año 2015 provocó la muerte de 10.000 cabezas de ganado. En las riadas del pasado abril la cifra fue mucho menor, pero aún así abultada: perecieron unos 900, y varios cientos se salvaron gracias a evacuaciones de emergencia.

El problema recurrente se localiza en las tierras ribereñas del Ebro, que son las que sufren con más frecuencia las inundaciones periódicas del Ebro –que además son cada vez más frecuentes-. Hay decenas de explotaciones ganaderas localizadas en zonas de riesgo en caso de riadas del Ebro. Por ejemplo, en las que se produjeron el pasado abril, se vieron afectadas por la crecida un total de 62 explotaciones ganaderas, ocupadas por 51.000 animales -25.000 cabezas de porcino, 21.000 de ovino y 5.000 de vacuno-, según datos oficiales del Ejecutivo regional.

Ante esta situación, la Consejería de Presidencia ha confirmado que se está trabajando ya en la elaboración de un protocolo de emergencia que permita activarlo con rapidez cuando se produzcan crecidas y, de esa forma, poner a salvo el ganado con suficiente antelación. «La Dirección General de Alimentación y Fomento Agroalimentario (del Gobierno aragonés) será la encargada de coordinar la elaboración de este protocolo y de las actuaciones, conjuntamente con el Instituto Aragonés del Agua, el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental y los servicios jurídicos del departamento», han indicado desde el Ejecutivo regional.

«El objetivo es dar las pautas a las empresa y ganaderos para la evacuación de los animales», han indicado las mismas fuentes, que han apuntado como referencia los dispositivos aplicados durante las inundaciones del pasado abril, cuando se procedió a «la evacuación de 16 granjas de porcino con un censo total de 25.115 cerdos, 17 explotaciones de ovino con un censo total de 20.985, 18 explotaciones de vacuno de cebo con un censo total de 2.500 animales, 6 explotaciones de vacas de lidia con un censo de 1.137, y tres explotaciones de nodrizas con un censo total de 295 vacas».

Asimismo, desde la Consejería de Presidencia del Gobierno aragonés han abogado por aplicar criterios más restrictivos a la hora de autorizar el funcionamiento de granjas en zonas vulnerables en caso de riadas. El Ejecutivo autónomo considera que deberá «valorarse» la «necesidad de actualizar las autorizaciones ambientales en dichas explotaciones y establecer los criterios para las nuevas autorizaciones de explotaciones ganaderas en áreas inundables».