Cada día se tienen que anular operaciones que estaban programadas, por falta de anestesistas
Cada día se tienen que anular operaciones que estaban programadas, por falta de anestesistas - Fabián Simón
Sociedad

Quirófanos atascados en Aragón por falta de anestesistas

Los problemas, que se arrastran desde hace meses, están obligando a suspender operaciones en uno de los mayores hospitales de la región, el Clínico de Zaragoza

ZaragozaActualizado:

La falta de anestesistas está obligando a suspender operaciones programadas en uno de los mayores hospitales de Aragón, el Clínico de Zaragoza. Es el nuevo episodio en un problema que se arrastra desde hace meses y que se ceba especialmente con este hospital, aunque las carencias afectan a la mayor parte de la red hospitalaria pública de la región.

Desde la Consejería de Sanidad lo achacan a la escasez de profesionales de esta especialidad, lo que entorpece la cobertura de las vacantes que se van produciendo. El resultado es un atasco en los quirófanos, que no pueden estar operativos con normalidad.

En el Hospital Clínico de Zaragoza, este mes se han empezado a suspender intervenciones quirúrgicas que estaban programadas. Según ha informado Heraldo, en vez de realizarse las 16 operaciones diarias que están establecidas como norma, se realizan 13. Es decir, tres menos cada día. Durante este mes de enero, se calcula que se habrán tenido que suspender y posponer unas 45 intervenciones quirúrgicas por falta de anestesistas en el Hospital Clínico.

Es un problema de envergadura y, además, reincidente. En noviembre ya tuvieron que suspenderse operaciones por el mismo motivo.

La raíz de esta situación radica en el significativo número de vacantes que hay sin cubrir en la plantilla de anestesistas, sobre todo en el Hospital Clínico de Zaragoza. En este centro hay seis vacantes, a las que ahora se han sumado las bajas temporales de otros cuatro anestesistas por enfermedad.

El mes pasado se intentó paliar el problema, pero solo se logró a medias. El Servicio Aragonés de Salud ofertó 19 vacantes, pero solo encontró nueve anestesistas, así que diez se quedaron sin cubrir: seis en el Clínico, y el resto en el hospital zaragozano Miguel Servet, en el de Calatayud, en el de Teruel y en el de Barbastro (Huesca).