Helicóptero en el que fue evacuado el senderista. Al fondo, mientras era atendido en el lugar donde tuvo el encontronazo con las vacas de montaña, habitualmente pacíficas
Helicóptero en el que fue evacuado el senderista. Al fondo, mientras era atendido en el lugar donde tuvo el encontronazo con las vacas de montaña, habitualmente pacíficas - Guardia Civil
Sucesos

Evacuado en helicóptero tras ser pateado por unas vacas cuando paseaba por el monte

Ha ocurrido en el Parque de Ordesa (Huesca). El excursionista tuvo que quedar ingresado en un hospital

ZaragozaActualizado:

Un excursionista ha tenido que ser evacuado en helicóptero tras ser pateado por varias vacas a las que, al parecer, les molestó la presencia de este hombre y de su perro cuando se encontraban en el campo. Iba a ser un relajante paseo, pero acabó en susto de órdago y en policontusiones de envergadura. La clásica estampa de las pacíficas vacas pastando y reposando en las verdes praderas del Pirineo se tornó en dolorido encontronazo para este paseante.

La paliza que le propinaron las vacas fue de tal calibre que el hombre fue incapaz de seguir por su propio pie. Este senderista, de 55 años y vecino de Badalona (Barcelona), pidió ayuda y acabó rescatado por un helicóptero de los Grupos de Rescate e Intervención de Montaña (Greim) de la Guardia Civil.

Los hechos ocurrieron en el Parque Nacional de Ordesa (Huesca). Más en concreto, en el paraje denominado Cola de Caballo, situado en el término municipal de Torla. El aviso de la emergencia se recibió a las 17.30 horas, instantes después de que este hombre sufriera el violento encontronazo con ese grupo de vacas de montaña. Según han informado fuentes de la Guardia Civil, el médico que le asistió allí mismo determinó que debía ser trasladado a un hospital, dado el alcance de las lesiones y la sospecha de que podía tener varias costillas rotas. El helicóptero lo llevó hasta el Hospital San Jorge de Huesca, donde quedó ingresado.

Por las explicaciones que dio el hombre, se cree que las vacas se sintieron amenazadas o incomodadas al paso de este excursionista y de su perro. Se piensa que el animal pudo ladrar o hacer algún gesto que alteró el ánimo de las vacas. Éstas, en vez de apartarse o mantener su habitual mansedumbre, la emprendieron contra el hombre –no consta que el perro saliera malparado-. El excursionista sufrió una considerable –y dolorosa- batería de empentones y patadas vacunas que dieron con su cuerpo en el hospital tras un aéreo traslado de urgencia.

Este fue uno de los nueve rescates de montaña llevados a cabo en las tres últimas jornadas en el Pirineo aragonés. Estos operativos han atendido y evacuado a senderistas, montañeros y aficionados al barranquismo que se accidentaron mientras practicaban esas actividades.

El verano es la época de mayor actividad para los equipos de auxilio en montaña de la Guardia Civil y los médicos del 061 que actúan junto a ellos. La afluencia al Pirineo aragonés se dispara durante estos meses y se multiplican los incidentes de diversa gravedad que exigen de la intervención de esos grupos especializados de rescate.