Europa se fija en Teruel para diseñar políticas contra la despoblación

ROBERTO PÉREZ | ZARAGOZA
Actualizado:

Aragón sabe bien lo que es la despoblación, el éxodo rural, el envejecimiento demográfico y la desaparición de municipios por quedarse sin habitantes. Y, ahora, Europa se fija precisamente en esta tierra —en concreto en la provincia de Teruel— para diseñar políticas contra la despoblación. Es a través de un programa de cooperación en el que participan también regiones de Noruega, Suecia, Italia y Francia que comparten el mismo problema demográfico, aunque cada una con sus particularidades.

Aragón tiene una de las cinco mayores urbes de España, Zaragoza: pero también un buen número de comarcas que ni siquiera llegan a 10 vecinos por kilómetro cuadrado y son, técnicamente, «desiertos demográficos».

La provincia de Teruel, en su conjunto, no llega esa media de 10 habitantes por kilómetro cuadrado, igual que ocurre en algunas comarcas del Pirineo e incluso en alguna zona rural de la provincia de Zaragoza. Para frenar el declive demográfico, hace diez años nació en Teruel la Asociación de Municipios contra la Despoblación, a la que con el paso del tiempo se han ido sumando ayuntamientos de otras provincias españolas como Soria, Burgos o Castellón. Ponen en marcha medidas prácticas para atraer habitantes a sus localidades: ofertas de empleo, viviendas en condiciones ventajosas...

Programa «Padima»

Y, ahora, Europa se fija en Teruel para ver lo que se ha ido haciendo allí para frenar la despoblación de las áreas rurales. Se quiere tomar ejemplo con experiencias que se puedan aplicar en otras zonas de Europa. Todo esto se hace en el marco del programa «Padima», financiado por la UE y en el que se han unido, junto a Teruel, la región sueca de Dalarna, las noruegas de Buskerud y Hedmark, la Lombardía y Turín —por parte italiana— y el Macizo Central de Francia.

Este programa de cooperación se desarrollará durante tres años, cuenta con un presupuesto de 1,4 millones de euros y ha echado a andar esta semana, con unas primeras jornadas de trabajo que se celebran en Teruel. Comenzaron el martes y terminan hoy. La Diputación Provincial se encarga de dar a conocer lo que diversas entidades han puesto en práctica desde hace años para frenar el declive demográfico en esta provincia.

«Experiencias exportables»

La representante de Euromontana, la asociación europea para la cooperación y el desarrollo de territorios de montaña, asegura que el objetivo es detectar «experiencias que sean exportables al resto de países de Europa».

La apertura de pequeñas tiendas multiservicio en municipios que carecen de comercios con lo más básico; los sellos oficiales de calidad para productos típicos de municipios o comarcas concretas; el aprovechamiento turístico de recursos propios de cada territorio; las experiencias de la Asociación de Municipios contra la Despoblación o proyectos públicos como el parque temático Dinópolis y sus «subsedes» repartidas por la provincia son algunas de las experiencias que Teruel pone sobre la mesa.