Una patrulla de Tráfico paró a los acusados para multarles y luego comprobaron que eran unos estafadores
Una patrulla de Tráfico paró a los acusados para multarles y luego comprobaron que eran unos estafadores - Efe
Sucesos

Dos estafadores de Barcelona, detenidos en Calatayud tras cometer una infracción de tráfico

Usurparon la identidad de otras personas y les hurtaron 15.900 euros en sus cuentas bancarias

Actualizado:

La Guardia Civil ha detenido en Calatayud a dos estafadores que habían usurpado la identidad de otras personas y, haciéndose pasar por ellas, les hurtaron 15.900 euros en sus cuentas bancarias. Las detenciones se produjeron de forma fortuita, a raíz de una infracción de tráfico. Una patrulla de la Guardia Civil los paró y, al pedirles la documentación, vieron que portaban varios DNI que no eran de ellos, lo que acabó destapando las actividades ilícitas a las que se dedicaban.

Las detenciones se produjeron el pasado jueves, pero no ha sido hasta ahora cuando lo ha hecho público la Guardia Civil, una vez completadas las investigaciones. Los acusados son dos hombres de 39 y 40 años que viven en Tarrasa (Barcelona). Uno es español y otro uruguayo. Ambos viajaban en un vehículo por la autovía A-2 (Madrid-Barcelona) al que una patrulla de Tráfico pilló cometiendo una infracción de tráfico, por realizar maniobras sin ser convenientemente señalizadas.

Por este motivo, los agentes les instaron a parar en un área de servicio situada en la A-2. Durante la inspección de los efectos que portaban, los agentes encontraron cuatro documentos nacionales de identidad que pertenecían a terceras personas, así como varios extractos bancarios correspondientes a cuentas asociadas a esas mismas personas.

Al ser preguntados por el origen de los DNI, los acusados dijeron que no sabían cómo habían llegado hasta ellos. A partir de ahí se activó una investigación que permitió destapar las estafas. Así, se comprobó que esos DNI correspondían a personas que viven en Barcelona y que tres de ellos lo shabían perdido y a otro se lo habían robado en el verano de 2017. Dos de esas personas denunciaron que, en febrero, alguien se había hecho pasar por ellas y que así habían logrado extraer de sus cuentas bancarias un total de 15.900 euros en cinco reintegros.

Por todos estos hechos, los dos acusados fueron detenidos y fueron puestos a disposición judicial el pasado fin de semana. Según las mismas fuentes, se les acusa de cinco delitos de estafa, otros tantos de usurpación de estado civil y un delito de hurto.