Acceso a Épila desde la autovía A-2
Acceso a Épila desde la autovía A-2
Empresas

Épila firma la permuta de suelos para la nueva gran fábrica de Guissona

El Ayuntamiento facilita a la empresa más de 80 hectáreas de suelos municipales a pie de la autovía Madrid-Zaragoza

ZaragozaActualizado:

El Ayuntamiento de Épila tiene ya todo listo para formalizar la permuta de suelos para la nueva gran fábrica que el grupo agroindustrial Guissona construirá en esta localidad zaragozana. La operación se formalizará «en cuestión de días», según ha avanzado a ABC el alcalde de Épila, Jesús Bazán.

La permuta será por una cantidad de terrenos superior a la inicialmente prevista. Así, el Ayuntamiento facilitará a la empresa algo más de 80 hectáreas de suelos municipales situados junto a la autovía A-2 (Madrid-Zaragoza). En un principio se había hablado de que la superficie a permutar sería de 70 hectáreas, pero finalmente se ha elevado la cifra en más de 10 hectáreas adicionales.

El acuerdo es ventajoso para el grupo Guissona, ya que le permitirá cambiar unos suelos que tiene en otra zona del término municpal por estas parcelas situadas en un punto estratégico y mucho más operativo, junto a la A-2.

En total, Guissona ocupará 140 hectáreas. Con la permuta que cerrará en los próximos días con el Ayuntamiento, la empresa catalana tendrá resuelta más de la mitad del suelo que necesita. A partir de ahí le quedará hacerse con otras casi 60 hectáreas, que en este caso serán de propietarios privados. El acuerdo fijado en su día por Guissona con el Gobierno aragonés y el Ayuntamiento de Épila estableció que estos terrenos privados serán expropiados por la Administración autonómica, aunque el importe de las expropiaciones lo abonará el grupo Guissona. Pagará por esos suelos un máximo de 10.000 euros por hectárea o, lo que es lo mismo, un máximo de un euro por metro cuadrado.

Fue el pasado febrero cuando se hizo público el acuerdo entre el grupo agroindustrial Guissona, el Gobierno aragonés y el Ayuntamiento de Épila para instalar en esta localidad zaragozana la nueva gran planta logística y de procesado de alimentación con el que la empresa leridana atenderá las necesidades de su red de tiendas Bonárea. Todo ello en el marco de los planes de expansión de su red comercial prevista para los próximos años.

Esta nueva planta que se instalará en Épila se prevé que genere unos 4.000 puestos de trabajo, y la compañía se ha marcado como objetivo que la factoría esté operativa a principios del año 2019.