POR LA CRISIS

Las entidades asistenciales, saturadas por la avalancha de personas que piden ayuda

Piden más apoyo a las instituciones públicas, porque los recortes presupuestarios se producen cuando a más gente deben atender

YOLANDA AZNAR
ZARAGOZA Actualizado:

Las entidades sociales cada vez lo tienen más difícil. A los retrasos en los cobros de las subvenciones de las distintas administraciones se suma el aumento de su trabajo día tras día. Las personas en riesgo de exclusión social por culpa de la crisis han aumentado de forma alarmante en los últimos meses y son muchas las entidades sin ánimo de lucro que se encuentran completamente saturadas. Por eso las ayudas que perciben por parte de otras instituciones se vuelven completamente imprescindibles para el funcionamiento de su día a día.

Según el último Estudio sobre la Pobreza elaborado por el Instituto Aragonés de Estadística, Aragón tiene más de 140.000 personas que viven por debajo del umbral de la pobreza. Este umbral estadístico engloba a aquellos que viven con menos del 60 por ciento de la mediana de los ingresos por unidad de consumo de los habitantes españoles.

En estos momentos, aproximadamente el 15 por ciento de los aragoneses viven bajo el umbral de la pobreza. En el conjunto de España se supera ya el 20 por ciento. De esos casi 200.000 aragoneses que se encuentran actualmente en esta situación, más de 140.000 son adultos, personas que tienen 16 años o más.

El perfil de quienes están por debajo del umbral de la pobreza demuestra esa «socialización» del problema. En Aragón, la tercera parte de los que están en esta situación tienen solo educación primaria o inferior. Pero el resto, la mayor parte, tienen estudios avanzados. El 45 por ciento de los afectados en Aragón por la pobreza tienen educación secundaria, y más de un 10 por ciento tienen estudios superiores, universitarios.

La crisis económica que atraviesa el país y que tiene en el paro su mayor lacra no ha hecho sino empeorar esta situación. Como consecuencia, las entidades sociales que prestan ayuda a las personas en riesgo de exclusión social se encuentran completamente saturadas y muchas de ellas necesitan más fondos para hacer frente a esta situación que llegan a calificar de «excepcional». Tienen problemas para llegar a fin de mes. Por eso piden a las administraciones públicas mayor sensibilidad con este problema.

Ayudas de Ibercaja

Mientras las subvenciones públicas se retrasan, estas entidades tienen que acudir a todo tipo de ayudas para sortear la crisis que ellas mismas están viviendo en primera persona. Ahora, las ayudas que buena parte de ellas han recibido de la Obra Social de Ibercaja se convierten en un balón de oxígeno. La entidad aragonesa ha aprobado ayudas que superan el millón de euros.

La VII Convocatoria Ibercaja de Proyectos Sociales 2012 ya tiene sus resultados. De los 947 proyectos presentados, han sido seleccionadas 240 iniciativas de toda España, por un importe global de más de 1,25 millones de euros, y que beneficiaran directamente a 500.000 personas en todo el ámbito nacional. Les une el denominador común de la convocatoria: la asistencia a diversos colectivos que se encuentren en riesgo de exclusión social o bien en situación de dependencia social, física o psíquica.

Esta séptima convocatoria de Proyectos Sociales de la Obra Social de Ibercaja tiene principalmente por objeto respaldar iniciativas destinadas a la creación de empleo, fomentando la empleabilidad de las personas en situación o riesgo de exclusión social como desempleados de larga duración, discapacitados, sin hogar, con problemas de adicción y otros colectivos en dependencia social.

Además, has sido objeto de ayuda proyectos orientados a cubrir necesidades básicas de alimentación, higiene y acogida, así como los proyectos destinados a implementar alternativas que afronten el fracaso escolar. También se ha prestado especial atención a actividades, talleres o programas que promuevan la atención a personas en las situaciones antes citadas. En sus siete años de actividad, Ibercaja ha otorgado ayudas a un total de 1.176 asociaciones, por valor de casi 25 millones de euros.

Los 240 proyectos seleccionados en esta séptima edición van destinados a distintas acciones. En concreto, un 14,58 por ciento de los proyectos aprobados se destina cubrir necesidades básicas, un 46,66 por ciento apoya la creación de empleo, un 5.83 por ciento abordar el fracaso escolar y 32.91 por ciento, a la realización de actividades de atención.