Los fieles solo pueden tocar una pequeña porción de la columna de jaspe que se venera en la Basílica del Pilar
Los fieles solo pueden tocar una pequeña porción de la columna de jaspe que se venera en la Basílica del Pilar
Día del Pilar

La enigmática roca que España lleva siglos comiéndose, literalmente, a besos

Millones de labios han moleado el pilar sobre el que, según la tradición, la Virgen se le apareció al Apóstol Santiago en Zaragoza. Es el epicentro de la Basílica del Pilar

ZaragozaActualizado:

España lleva comiéndose a besos una de las rocas sagradas más veneradas del mundo: El Pilar que da nombre a la advocación mariana nacida a orillas del Ebro. Es una enigmática columna pétrea que, a puro de recibir besos durante siglos, está literalmente «comida».

Sus orígenes están rodeados de misterio. Muy poco hay documentado sobre esta columna de jaspe, más allá de los elementales datos sobre sus dimensiones y la evidencia de que acabó convertida en pieza central de devoción a la Virgen del Pilar. Las referencias documentales constatan que en la Edad Media ya era venerada por las gentes que acudían al templo dedicado a esta advocación mariana. Pero nada se sabe de cómo llegó hasta allí, de cuál era su origen y de qué fue de ella hasta que quedó instalada como epicentro de la iglesia dedicada a la Virgen del Pilar.

A la roca le faltan cinco centímetros. Ese es el tamaño aproximado, según diversas fuentes, del hundimiento que presenta la piedra en la parte en la que es venerada. Es la mella que le han causado los millones de besos que se han posado sobre ella en el único punto de esta roca que los fieles pueden alcanzar.

Lugar de la Basílica del Pilar en la que se venera la Sagrada Columna
Lugar de la Basílica del Pilar en la que se venera la Sagrada Columna

Tan solo una minúscula porción de este pilar de mármol está al alcance del público. La columna está recubierta de bronce y plata, pero en su parte posterior queda a la vista una pequeña parte de ella, la que queda al descubierto para que pueda ser tocada y besada por los fieles. Esa porción visible está enmarcada por un óvalo de oro.

Esa sagrada columna, epicentro de la zaragozana Basílica del Pilar y sobre la que reposa la imagen de la Virgen cuya festividad se celebra cada 12 de octubre, Fiesta Nacional de España. Estudios realizados a lo largo de los siglos han permitido conocer que es un pilar de jaspe, de 1,77 metros de alto y 24 centímetros de ancho.

Es la columna sobre la que, según la tradición, la Virgen María se le apareció al Apóstol Santiago cuando andaba por estas tierras el 2 de enero del año 40. Así nació esta advocación mariana y la identificación de la Sagrada Columna que pasó a ser la pieza física central de la religiosidad popular hacia la Virgen del Pilar. En torno a la Sagrada Columna se edificó una iglesia románica que se destruyo en un incendio, fue sustituida por otra de estilo gótico y luego por la actual Basílica, cuya construcción se impulsó a finales del siglo XVIII.

Vista exterior de la zaragozana Basílica del Pilar
Vista exterior de la zaragozana Basílica del Pilar - Fabián Simón