ARCAS PÚBLICAS EN APUROS

Aragón se endeudará este año en 856 millones para cuadrar gastos

En los cuatro años anteriores, el Gobierno regional ya tuvo que pedir prestados 2.100 millones de euros

roberto pérez
zaragoza Actualizado:

La suscripción de créditos y de deuda pública se ha disparado en el Gobierno aragonés en los últimos años. Los continuos desajustes presupuestarios, los gastos acumulados muy por encima de los ingresos disponibles y los costes estructurales asumidos han obligado a recurrir sistemáticamente al endeudamiento, y a hacerlo cada vez en mayor medida.

El Gobierno presidido por el socialista Marcelino Iglesias optó por disparar el endeudamiento para sostener esa escalada del gasto, y el actual Ejecutivo del PP presidido por Luisa Fernanda Rudi mantendrá una fuerte emisión de deuda pública y firma de créditos. El actual Gobierno ha optado por reorientar el presupuesto de la Comunidad y, este año, dedicará más dinero a hacer frente a las deudas ya asumidas. El objetivo es contenerlas, que no aumente el endeudamiento y que se vaya «digiriendo» mientras, a la par, se ataca el déficit público para que no pase del 1,3 por ciento del PIB al terminar 2012.

Eso sí, para conseguir esos objetivos se sacrifican varias partidas, entre ellas la inversión. Este año, de los 5.300 millones de euros que manejará el Gobierno regional, menos de 200 millones se dedicarán a inversiones. Prácticamente lo mismo que tendrá que gastarse el Ejecutivo autónomo en pagar intereses por la deuda pública y los créditos que acumula.

Y, además, tendrá que recurrir a más deuda pública para mantener la maquinaria administrativa y los servicios públicos autonómicos. Este año, el Gobierno aragonés emitirá deuda pública o suscribirá créditos por un total de 856 millones de euros, según consta en el proyecto de presupuestos que se está tramitando.

En estos momentos, las deudas que acumula el Gobierno autónomo ascienden a 3.300 millones de euros, notoriamente abultada si se tiene en cuenta que el presupuesto que maneja anualmente el Ejecutivo aragonés ronda los 5.300 millones de euros.

Los 856 millones de euros que este año tendrá que pedir prestados el Gobierno de Rudi para cuadrar los gastos llegan tras cuatro años en los que la Administración autonómica emitió deuda o suscribió créditos por un volumen total de 2.100 millones de euros. Cuando se disparó el problema fue en 2009. Hasta entonces, la deuda suscrita por el Gobierno aragonés era discreta. Por ejemplo, en 2007 fue de 128,5 millones de euros, y en 2008 de 120 millones. Pero en 2008 prácticamente se cuadruplicó: 438 millones de euros. Y un año más tarde, en 2010, la suma entre deuda pública y créditos suscritos ascendió a 932 millones. El año pasado bajó el volumen que se pidió prestado, que fue de 624 millones, pero las cuentas de la Comunidad se agrietaron porque se quedaron sin pagar cientos de millones de euros en facturas. Por ejemplo, la deuda sanitaria que ha aflorado ronda los 400 millones de euros.

Demasiados gastos

Pese a las críticas al endeudamiento acumulado que lanzó reiteradamente el PP desde la oposición, el Gobierno de Rudi deberá pedir prestados este año 856 millones de euros.

La raíz del problema radica en los gastos estructurales, fijos, que el Ejecutivo regional fue engordando en tiempos de bonanza y que ahora, desde que comenzó la crisis, no se pueden digerir. Al Gobierno aragonés se le irá este año la mitad de todo su presupuesto a pagar personal y gasto corriente: más de 2.000 millones de euros en nóminas, y otros 752 millones en gastos ordinarios.

El reto al que se enfrenta el Gobierno de Rudi es reducir ese elevado gasto, para liberar dinero con el que actuar en inversiones y en políticas directas que incentiven la economía y el empleo. Entretanto, este año, en la primera fase de ajustes, recurrirá también a la deuda que, según reconoce el consejero aragonés de Hacienda, José Luis Saz, «es como el agua, la necesitamos para vivir, pero si tenemos demasiada nos ahogamos».