Las aguas desbordadas del Ebro han cubierto 20.000 hectáreas en los municipios ribereños
Las aguas desbordadas del Ebro han cubierto 20.000 hectáreas en los municipios ribereños - Fabián Simón
Sociedad

Empieza la avalancha de reclamaciones por las inundaciones del Ebro

En las zonas anegadas hay aseguradas unas 12.000 hectáreas de campos de cultivo y ganadería

Actualizado:

Tras la riada del Ebro, ahora toca echar cuentas de lo perdido. Los daños que han dejado estas inundaciones serán multimillonarios, y los más visibles se dan en campos de cultivo y granjas. Pese a que en la mayoría de ellos el agua o el lodo sigue impidiendo siquiera entrar en ellos, y por tanto se retrasarán los partes de daños, Agroseguro ya ha recibido declaraciones de siniestro por la crecida del Ebro correspondientes a cerca de 2.000 hectáreas.

Es una mínima parte de la superficie que ha resultado anegada. Estos primeros partes recibidos por Agroseguro hasta este martes es solo el principio de la cascada de reclamaciones a la que se enfrentan las aseguradoras y las administraciones públicas.

En las zonas anegadas por el agua hay aseguradas unas 12.000 hectáreas de campos de cultivo y explotaciones ganaderas.

Fuentes de Agrosegurohan informado que,aunque todavía es pronto para conocer con exactitud la superficie afectada, los siniestros se concentran en las comunidades autónomas ribereñas del Ebro como Navarra, La Rioja y Aragón y afectan a cultivos de cereal, frutales, hortalizas y forrajes principalmente.

Los daños ocasionados por este tipo de sucesos están cubiertos por el sistema de seguros agrarios combinados, tanto para producciones agrícolas como para las instalaciones contratadas, y para las producciones ganaderas.

Según la empresa, con la experiencia de las inundaciones de 2015, las indemnizaciones a satisfacer por el Seguro Agrario «serán muy probablemente millonarias».

Agroseguro ya ha iniciado la planificación de las labores de tasación y la red de peritos ya está preparada para acometer las labores de valoración de daños tan pronto como descienda el nivel del agua y se pueda acceder a las parcelas.