Al término de la marcha se ha realizado una ofrenda floral ante el monolito que recuerda a las víctimas
Al término de la marcha se ha realizado una ofrenda floral ante el monolito que recuerda a las víctimas
Terrorismo

Emotiva y multitudinaria andada en recuerdo de la masacre de ETA en la casa cuartel de Zaragoza

Ochocientas personas han participado en este acto de homenaje a las víctimas de aquel brutal atentado cometido el 11 de diciembre de 1987, que dejó 11 muertos, entre ellos cinco niñas

ZaragozaActualizado:

Ochocientas personas se sumaron este domingo a la andada organizada en Zaragoza en memoria de las víctimas de la casa-cuartel de la capital aragonesa que ETA redujo a escombros con un coche-bomba el 11 de diciembre de 1987. Murieron 11 personas –entre ellas cinco niñas- y otras 88 resultaron heridas de diversa gravedad.

La andada ha partido del cuartel de la Guardia Civil de Casetas (Zaragoza) y ha concluido en la plaza de la Avenida de Cataluña donde se levantaba la casa cuartel que fue destrozada por ETA con un coche-bomba cargado de explosivos, que los terroristas hicieron estallar a las seis de la madrugada de aquel 11 de diciembre.

El sanguinario «comando itinerante» fue el encargado de ejecutar la masacre ordenada por la cúpula de la banda, liderada en ese momento por Francisco Múgica Garmendia «Pakito», José María Arregi Erostarbe «Fitipaldi» y José Antonio Urruticoetxea «Josu Ternera». Del «comando itinerante» formaban parte los hermanos Henri y Jean Parot, y los también franceses Jacques Esnal y Frederic Haramboure.

La masacre de Zaragoza formó parte de la estrategia ideada por la cúpula de ETA en aquel momento para castigar al Gobierno de Felipe González e intentar doblegarle tras no haber atendido las exigencias de los terroristas en las denominadas «Conversaciones de Argel», uno de los fracasados procesos de negociación que tuvieron lugar a lo largo de los años entre el Gobierno y ETA.