Los hechos se remontan al año 2008
Los hechos se remontan al año 2008 - Fabián Simón
Sucesos

Dos detenidos por una estafa multimillonaria en una promoción de viviendas en Zaragoza

Están acusados de haber sisado 6,5 millones de euros a más de cien compradores y, encima, dejarles una deuda oculta de 1,2 millones que ahora les reclaman los acreedores y que se suma a las hipotecas a las que tienen que hacer frente

ZaragozaActualizado:

La Policía Nacional ha detenido en Zaragoza a dos hombres, de 68 y 62 años, a los que acusa de haber dejado un pufo de 1,2 millones de euros a más de cien familias que les compraron otros tantos pisos y a las que les sisaron varios millones de euros mientras gestionaban la construcción de sus pisos. Los acusados estaban al frente de una sociedad gestora que gestionaba cooperativas y comunidades de bienes para la promoción de viviendas en la capital aragonesa.

Los estafados se han encontrado con que su comunidad de bienes había sido descapitalizada, que se habían volatilizado varios millones de euros y que, además de tener que hacer frente a sus hipotecas, tienen que responder de ese agujero extra de 1,2 millones de euros que les reclaman antiguos acreedores de aquella comunidad de bienes. Estas deudas las conocieron cuando ya habían recibido sus pisos y empezaron a recibir las reclamaciones, como integrantes que eran de la comunidad de bienes que no había respondido con esos acreedores.

El enredo se remonta al año 2008, año en que esos dos empresarios, a través de su sociedad gestora, comenzaron a captar clientes para constituir una comunidad de bienes con la que emprender una promoción inmobiliaria en Zaragoza. Más de cien familias decidieron sumarse a este proyecto y les confiaron sus ahorros, según han indicado fuentes policiales.

Los problemas no tardaron en llegar. Las constructoras a las que la gestora contrató fueron quebrando una tras otra, lo que demoró las obras. Al final, la edificación acabó en el año 2013. En ese momento se procedió a disolver la comunidad de bienes. Sus miembros –los compradores de las viviendas- estaban convencidos de que la comunidad de bienes que disolvían carecía de deudas, y que a partir e ese momento cada uno de ellos solo tenía que hacer frente a las hipotecas. Sin embargo, empezaron a aparecer acreedores que reclamaban deudas. En total, esas más de cien familias se encontraron con reclamaciones por un total de 1,2 millones de euros.

Asfixiados por la situación, optaron por denunciar el caso ante la Policía que, finalmente, ha detenido e imputado a los dos empresarios que gestionaron aquella comunidad de bienes durante la promoción de las viviendas. Les acusa de los delitos de administración desleal y apropiación indebida.

Según la Policía, las investigaciones han destapado numerosas irregularidades, con las que esos gestores desviaron a su favor y de forma sospechosa más de seis millones de euros. Así, se han detectado que cobraron honorarios desorbitados, por importe de más de tres millones de euros; que con su sociedad gestora se asignaron inmuebles valorados en dos millones de euros; que también ingresaron en su sociedad un millón de euros de devoluciones tributarias que le correspondían a la comunidad de bienes; y que también desviaron medio millón de euros de un aval bancario.