El presidente de Aragón, Javier Lambán (PSOE), durante un Pleno de las Cortes regionales
El presidente de Aragón, Javier Lambán (PSOE), durante un Pleno de las Cortes regionales - Fabián Simón
Política

Detectan un agujero de más de 100 millones de euros en el presupuesto de Aragón

La Interventora de la Administración autonómica desvela que las cuentas se han «maquillado» para disimular los gastos

ZaragozaActualizado:

El presupuesto del Gobierno aragonés está «maquillado», con partidas de gastos infradotadas para, de esa forma, cuadrar forzadamente las cuentas sobre el papel. Eso esconde un agujero de más de 100 millones de euros, según acaba de desvelar públicamente la Interventora General de la Administración aragonesa, Ana Gómez.

La interventora lleva varios alertando de la persistente costumbre del Gobierno regional por falsear las cuentas para encajarlas a la fuerza. Una técnica en la que el Ejecutivo regional PSOE-Chunta es reincidente, porque Gómez ha alertado de esa práctica de «maquillaje» desde el primer presupuesto que sacó adelante el Gobierno del socialista Javier Lambán con el apoyo de Podemos, la Chunta e IU.

El presupuesto autonómico de 2018 tampoco se ajusta a la realidad, según ha asegurado ante las Cortes regionales la Interventora de la Administración regional. Y no son reales, entre otras cosas, porque se han ocultado gastos que se van a producir con absoluta seguridad. Se han infradotado varias partidas del presupuesto de gastos, con el fin de que, sobre el papel, aparezcan necesidades de dinero inferiores a las que en realidad está habiendo.

El descuadre supera los 100 millones de euros, según Ana Gómez. Ha afirmado que faltan entre 50 y 75 millones para atender las nóminas y cotizaciones laborales de los empleados del Gobierno aragonés; la partida de gastos del Servicio Aragonés de Salud se ha infradotado en unos 45 millones de euros; y, además, el apartado de gastos de medicamentos necesita entre 5 y 7 millones más de los que se anotaron en el presupuesto.

En el presupuesto de 2016, la Intervención también alertó que el presupuesto de gastos era irreal porque se habían dejado de anotar previsiones de gasto por valor de unos 260 millones de euros. En las cuentas de 2017 denunció lo mismo, en ese caso por un agujero de unos 163 millones.