La acusada se puso de acuerdo con dos amigas para vender las joyas en tiendas de oro
La acusada se puso de acuerdo con dos amigas para vender las joyas en tiendas de oro
Sucesos

La contratan un mes para cuidar a una anciana y le roba 15.000 euros en joyas

La cuidadora ha sido condenada en Zaragoza a un año de cárcel

Zaragoza Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Una cuidadora de ancianos acaba de ser condenada en Zaragoza a un año de cárcel por haber desvalijado una casa en la que fue contratada para un mes. Tenía que encargarse de cuidar a una anciana de 83 años, pero aprovechó el contrato temporal para emplearse a fondo en hurtar las joyas que había en la vivienda.

La Audiencia de Zaragoza acaba de condenar a esta cuidadora a un año de cárcel. La sentencia confirma el fallo que emitió en primera instancia, el pasado mayo, el juzgado de lo Penal número 7 de la capital aragonesa, según ha informado Heraldo de Aragón. La cuidadora, Antonia M., extranjera residente en España, no actuó sola. De hecho, por este mismo caso han sido condenadas otras dos mujeres, amigas suyas, por cooperar en el delito.

A cada una de sus dos amigas, Susana M. y Vanesa V., les han impuesto una condena de ocho meses de prisión, por haber ido vendiendo las joyas en diversas tiendas de compraventa de oro ubicadas en la capital aragonesa. Lo hicieron a lo largo de varios días y sin reparar en exceso en el dinero que obtenían, como se ha evidenciado durante el juicio: los peritos han valorado las alhajas robadas en 14.854 euros, pero se cree que las vendieron por unos 6.000 en total.

Los hechos se remontan al verano de 2017, cuando Antonia M. fue contratada para que cuidara en su casa a la anciana de 83 años. Solo la contrataron para un mes, para las cuatro semanas que estaba de vacaciones la cuidadora que estaba habitualmente con la anciana. La ahora condenada estuvo en la vivienda entre el 10 de agosto y el 12 de septiembre de 2017.

El robo pasó desapercibido durante meses, hasta que a primeros de 2018 un familiar de la anciana reparó en que faltaban un buen número de joyas y lo denunciaron ante la Policía Nacional.