José Manuel Carmona es profesor titular del Departamento de Física Teórica de la Universidad de Zaragoza
José Manuel Carmona es profesor titular del Departamento de Física Teórica de la Universidad de Zaragoza
Sociedad

Un científico de Zaragoza, al frente de una investigación internacional sobre el espacio-tiempo

Ha sido elegido para liderar este proyecto en elq ue participan 27 países

ZaragozaActualizado:

Un científico de la Universidad de Zaragoza, el profesor José Manuel Carmona Martínez, ha sido elegido para liderar un ambicioso proyecto de investigación en el que participan 27 países, con el fin de indagar en la «naturaleza fundamental del espacio-tiempo». Carmona Martínez pasa a ser el coordinador general de este grupo internacional de investigación, denominado COST, dedicada a la «fenomenología de gravedad cuántica mediante una estrategia multimensajero».

COST (Cooperación Europea en Ciencia y Tecnologí­a) es una organización financiada por la UE para el establecimiento de redes de investigación llamadas «Acciones COST». Estas redes proporcionan mecanismos de colaboración en el seno de la comunidad cientí­fica europea (y de fuera de Europa), facilitando la innovación y los avances en la investigación.

José Manuel Carmona es Profesor Titular del Departamento de Fí­sica Teórica de la Universidad de Zaragoza, del cual es actualmente Profesor Secretario. Ha realizado estancias investigadoras en la Universidad de Pisa, la Universidad Louis Pasteur de Estrasburgo, y en el CERN.

Según ha informado la Universidad de Zaragoza, la investigación se va a llevar a cabo utilizando cuatro tipos de «mensajeros cósmicos»: rayos gamma (fotones o luz de alta energí­a), neutrinos, rayos cósmicos y ondas gravitacionales. El objetivo es facilitar la colaboración entre los fí­sicos teóricos que desarrollan los modelos de espacio-tiempo cuántico y los fí­sicos experimentales que detectan cada uno de estos «mensajeros» para lograr avances en este campo, aún relativamente joven, que promete revolucionar nuestro entendimiento de la fí­sica fundamental.

«Los fí­sicos tenemos ciertas conjeturas sobre cómo es el espacio y el tiempo a escalas í­nfimas; por decirlo de algún modo, existirí­an "átomos de espacio y de tiempo" a distancias del orden de 10 elevado a -33 centí­metros (una milésima de millonésima de billonésima de billonésima de centí­metro) y tiempos del orden de 10 elevado a -43 segundos (una fracción del segundo todaví­a mayor que la anterior)», destaca José Manuel Carmona. «Parecerí­a imposible explorar efectos de un espacio-tiempo discontinuo (“cuántico”) a estas escalas, pero las partí­culas de alta energí­a que se propagan en él pueden sufrir efectos que, aunque minúsculos, podrí­an ser detectados si estas partí­culas nos llegan tras haber recorrido distancias enormes».

Esto es lo que sucede con los «mensajeros cósmicos». La explosión de una supernova o la fusión de agujeros negros o estrellas de neutrones acaecidas en galaxias distantes producen partí­culas extraordinariamente energéticas que llegan hasta nosotros y son detectadas mediante satélites o experimentos en la Tierra, llevando información sobre cómo se han propagado en ese «espacio-tiempo cuántico».