Masía en la que Igor el Ruso asesinó a un ganadero y a dos guardias civiles el 14 de diciembre
Masía en la que Igor el Ruso asesinó a un ganadero y a dos guardias civiles el 14 de diciembre - Fabián Simón
Sucesos

Chalecos antibalas bajo sospecha

El triple crimen de «Igor el Ruso» siembra dudas sobre la eficacia de los chalecos que llevaban los agentes abatidos

R. Pérez
ZaragozaActualizado:

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), que se ha personado como acusación en la causa del triple asesinato de Igor el Ruso, va a reclamar que se practique una prueba a la remesa de chalecos antibalas a la que pertenecían los que portaban los agentes abatidos en Albalate del Arzobispo (Teruel).

Así lo ha indicado a ABC el portavoz de la AUGC, Juan Fernández, tras conocerse que el sumario judicial confirma que uno de los disparos de Igor el Ruso atravesó el chaleco de uno de los agentes a la altura del pecho.

Fueron múltiples los impactos de bala que acabaron con la vida de estos agentes. En sus cuerpos se contaron un totla de 17 impactos y uno de ellos atravesó esa prenda de protección.

«Los disparos se hicieron con un arma corta, del calibre 9 mm, y esos chalecos están concebidos para repeler ese tipo de impactos», explicó el portavoz de la AUGC.

El propio Norbert Feher («Igor el Ruso») declaró a la juez de Alcañiz (Teruel) que instruye el caso que disparó contra los agentes a unos tres metros de distancia. Según la AUGG, ni la potencia del arma ni la distancia desde la que fue disparada justifican que el chaleco fuera perforado.

Los que portaban esos agentes son unos chalecos interiores -ese día iban de paisano-, distintos de los que habitualmente portan los agentes uniformados. La AUGC va a solicitar un informe balístico para comprobar la efectividad real de esos equipos de protección, una de las incógnitas que rodean a ese triple crimen de «Igor el Ruso».