El Ebro, a su paso por Zaragoza capital - Fabián Simón | Vídeo: La crecida del Ebro provoca inundaciones en Frías EP
Sociedad

El caudal del Ebro se ha disparado un 450% en día y medio

Desde el miércoles por la noche está aumentando sin parar y de forma acelerada. La riada llega este fin de semana a Aragón

ZaragozaActualizado:

El caudal del Ebro se ha disparado un 450% en día y medio, engordado por efecto de las abundantes lluvias y nevadas dejadas por el temporal que ha barrido el norte peninsular. La crecida arrancó el miércoles por la noche y ha desencadenado una riada que entra en tierras aragonesas este fin de semana, tras tener en vilo a las ciudades y pueblos ribereños del Ebro en La Rioja y Navarra, y provocar incidencias incluso en su cabecera, en Cantabria.

La preocupación se centra ahora en el tramo medio del Ebro, donde las crecidas son potencialmente más dañinas porque van concentrando las aportaciones de los afluentes de la margen izquierda, que han disparado también sus caudales en las últimas horas. Es el caso de los principales ríos que desembocan en el Ebro tras surcar suelo navarro y aragonés.

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) se esfuerza desde el jueves por amortiguar las crecidas de esos afluentes con los embalses disponibles. Esto ha evitado que las riadas fueran de mayor envergadura allí donde hay presas. Pero, aún así, el Ebro ha incrementado su caudal de forma muy acelerada. La red de estaciones de afor que la CHE tiene repartida por este gran río dan fe de ello. Así, en Castejón (Navarra) -muy cerca ya del límite con Aragón- el Ebro pasó de llevar un caudal de 279 metros cúbicos por segundo a última hora del miércoles, a bajar con más de 1.500 metros cúbicos por segundo en la madrugada de este viernes.

En la localidad zaragozana de Pradilla, junto al límite con Navarra, el Ebro ya había superado los seis metros de altura a las 7.00 horas de este viernes y subió hasta rondar los siete metros por la noche, y eso que la punta de la crecida aún no había dejado la Comunidad foral. Por Tudela se espera que la punta de la crecida pase este sábado con un caudal máximo de más de 1.500 metros cúbicos por segundo, y -como mínimo- con esa envergadura entrará la riada en tierras aragonesas.

A Zaragoza capital se prevé que llegue la punta de esta crecida el domingo por la noche. Tal y como están evolucionando el Ebro y sus afluentes hasta este momento, la CHE calcaula que por la capital aragonesa el río alcanzará un máximo de unos 1.500 metros cúbicos por segundo el domingo a mediodía.

Se da por hecho que, una vez más, volverán a inundarse cientos de hectáreas en los términos municipales situados aguas arriba de la ciudad de Zaragoza. Eso es lo que permite que las riadas suelan llegar a la capital aragonesa de forma amortiguada.

El Gobierno aragonés activó ayer la preemergencia de Protección Civil por riesgo de inundaciones, a la vista de cómo está evolucionando la situación en la cuenca del Ebro y de las previsiones de caudal manejadas por la CHE. En cualquier caso, en principio se descartan afecciones significativas en núcleos habitados y se cree que las incidencias se centrarán en la inundación de campos de cultivo en los municipios ribereños. Pese a la envergadura de esta riada, está técnicamente catalogada como ordinaria.

La punta de la crecida entrará en Aragón este sábado, tras haber mantenido en vilo y provocado incidencias en municipios situados aguas arriba. Fue el caso de Reinosa (Cantabria), donde ayer jueves el brusco aumento de caudales en el Ebro inundó parte de sus avenidas. Y en Miranda de Ebro (Burgos) provocó desalojos de viviendas, la apresurada retirada de vehículos de las calles e inundaciones de algunos bajos en la ciudad y que llegaran a aflorar peces vivos por las calles más próximas al cauce y por las que llegaron a extenderse las aguas del Ebro. Logroño, por su parte, se mantiene vigilante ante esta riada, cuyo nivel máximo pasó por la capital riojana este viernes con más de 1.200 metros cúbicos por segundo.