La operación ha sido desarrollada por la Polícia Nacional, tras año y medio de investigaciones
La operación ha sido desarrollada por la Polícia Nacional, tras año y medio de investigaciones
Sucesos

Calatayud, clave en la desarticulación de una banda internacional dedicada a robar coches de lujo

Cuatro de los nueve detenidos han sido arrestados en Calatayud, tres en Madrid, uno en Alcobendas y otro en Guipúzcoa

R. P.
ZaragozaActualizado:

La ciudad zaragozana de Calatayud se ha convertido en uno de los puntos neurálgicos de una operación policial que ha permitido desmantelar una banda dedicada a robar coches de lujo, que operaba en diversas provincias españolas y que contaba con ramificaciones internacionales. La banda era integrada por ciudadanos búlgaros, especializados tanto en el robo de vehículos como en la falsificación de elementos identificativos de los coches. Se centraban en el robo de todoterrenos de lujo.

Según han informado fuentes policaiales, la operación se ha saldado con la detención de nueve personas, cuatro en Calatayud, una en Guipúzca y cuatro en la Comunidad de Madrid -tres en la capital y una en la localidad de Alcobendas-. Además, los agetnes han recuperado veinte vehículos que habían sido sustraídos por esta banda.

Las investigaciones arrancaron a finales de 2017, cuando la Policía recuperó en la zona madrileña de Valdebebas un vehículo que había sido robado en Las Rozas y al que se habían suplantado las matrículas. Las pesquisas condujeron a los agentes a un ciudadano armenio que había obtenido 24 placas de matrícula fraudulentas. A partir de ahí, los policías fueron siguiendo el rastro y comprobaron que esas placas salían de una organización que las suministraba para falsificar la documentación con la que matricular vehículos robados en España y que acababan en Francia, Bulgaria y Finlandia.

Las investigaciones lograron dar con los miembros de la organización que se dedicaba a esos robos y a la posterior falsificación de las matrículas con las que esos vehículos de alta gama eran introducidos en países extranjeros. Así les daban apariencia de legalidad.

Los detenidos están acusados de los delitos de pertenencia a grupo criminal, contra el patrimonio y falsedad documental, según han indicado las mismas fuentes.