El detenido, junto a su novia, cuyo cuerpo apareció descuartizado el pasado verano - Vídeo: Fabián Simón
Sucesos

El «rey del cachopo» falseó su identidad para ocultarse en Zaragoza y trabajar en un restaurante

La dueña del local sospechó de él en las últimas horas, tras hacerse público que su novia fue asesinada y descuartizada

Zaragoza Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

César Román, el empresario de hostelería conocido como el «rey del cachopo», se escondió en Zaragoza con una identidad falsa, con la que consiguió entrar a trabajar en un bar-restaurante de la capital aragonesa. Ha sido precisamente en este local donde fue detenido este mediodía, después de que la dueña del negocio sospechara de él, tras las noticias que en las horas previas indicaron que la Policía le buscaba para detenerle por aquel crimen.

La dueña de este restaurante zaragozano, Raquel Contreras, reconoció a su empleado cuando poco después de las 10.00 horas de este viernes. Según ha explicado ella misma a los medios de comunicación, en ese momento se encontraba viendo la televisión y vio la noticia de que la joven que había aparecido descuartizada en Madrid el pasado verano había logrado ser identificada, que era la novia de César Román y que se había dictado una orden de detención contra él. Al ver la fotografía en la televisión, se dio cuenta de que era el hombre que tenía contratado en su restaurante de Zaragoza y lo comunicó de inmediato a la Policía.

La mujer, visiblemente nerviosa, ha explicado que el ahora detenido se ocultaba bajo una identidad falsa. Nada le hizo sospechar que era un prófugo, y mucho menos «que había contratado a un presunto asesino para mi restaurante». Esta empresaria zaragozana afirmó que el ahora detenido se hacía llamar Rafael Rujano Contreras. «Es el peor día de mi vida», afirmaba la dueña de este negocio, el bar-restaurante «Gerardo» de la capital aragonesa. En cuanto trascendió que César Román había sido detenido allí, el lugar se llenó de periodistas y curiosos.

El «rey del cachopo» decía que era de Zaragoza y, desde hace dos meses, trabajaba como cocinero en este restaurante del zaragozano barrio de Delicias. Muy cerca del trabajo se había alquilado un piso, en la calle Unceta, a escasos minutos del restaurante.

Según ha trascendido, él mismo facilitó la identificación a los policías que vio llegar al local a detenerle. Al ver que se plantaban ante él, se sintió descubierto y de forma espontánea reconoció su auténtica identidad ante los agentes de forma espontánea.

El caso por el que ha sido detenido se remonta al pasado verano, cuando apareció el cuerpo desmembrado de la joven. Sus restos aparecieron dentro de una maleta, en una nave industrial de Madrid que había sido incendiada. Tras meses de investigación, la Policía confirmó este jueves que el ADN había constatado que aquel cuerpo desmembrado era el de la hondureña de 25 años Heidi Paz, que era novia del «rey del cachopo», contra quien se dictó una orden de detención.

César Román había desaparecido de Madrid el pasado verano. Pero apenas unas horas después de que la Policía difundiera que estaba bajo sospecha por la muerte y descuartizamiento de su novia, ha acabado detenido en Zaragoza, donde ahora se ha sabido que se ha ocultado durante meses.

La joven desapareció a finales de julio en Madrid. Sus allegados denunciaron su desaparición el 23 de ese mes, y a la semana siguiente se esfumaba el «rey del cachopo», que había acabado acorralado por las deudas de sus restaurantes.

Según han indicado fuentes próximas a la investigación, César Román se había hecho con una identidad falsa y había conseguido trabajo en un bar-restaurante situado en la zaragozana calle Italia, junto a la Plaza de Roma de la capital aragonesa, un populoso sector de la ciudad. Allí fue detenido este viernes a mediodía.