Homenaje de víctimas y familiares con motivo del 40 aniversario del atentado del Hotel Corona, en Zaragoza
Homenaje de víctimas y familiares con motivo del 40 aniversario del atentado del Hotel Corona, en Zaragoza - F. Simón
Terrorismo

Atentado del Hotel Corona: 40 años de una masacre sin resolver

Zaragoza recuerda a las víctimas, los 78 muertos y 114 heridos de aquel 12 de julio de 1979

Zaragoza Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El atentado del Hotel Corona sigue siendo, cuarenta años después, un oscuro y macabro episodio de los años de la Transición, y un capítulo terrorista pendiente de resolver, sin culpables identificados y juzgados. Este viernes, con la presencia del exministro del Interior Jaime Mayor Oreja, Zaragoza ha vuelto a recordar y a rendir homenaje a quienes perecieron en aquel incendio que, en cuestión de segundos, convirtió en una pira letal este emblemático hotel de la capital aragonesa. Murieron 78 personas y otras 114 resultaron heridas.

La investigación estuvo rodeada de sombras, de incógnitas sin resolver y de no pocas controversias. La tesis del atentado terrorista planeó desde el primer momento, pero la investigación inicial dio carpetazo a lo ocurrido al concluir que había sido un accidente, un incendio originado de manera fortuita en las cocinas del hotel. Aquello, sin embargo, fue un cierre en falso de las diligencias. Años después, las víctimas consiguieron que el asunto no cayera en el olvido y que, finalmente, se les reconociera que había sido un atentado.

En segundos, el fuego y el humo conviertieron este céntro hotel en una trampa mortal
En segundos, el fuego y el humo conviertieron este céntro hotel en una trampa mortal - Efe

Doce años tuvieron que pasar para que se identificara la tragedia del Hotel Corona de Aragón como acto terrorista. Fue en 1990 cuando lo definió como tal un informe del Consejo de Estado, a partir de informes elaborados por el Colegio de Arquitectos, investigadores del Ejércitoy de Sanidad. Tras revisar las pruebas, estudiar en profundidad cómo se había originado y extendido el incendio, los expertos coincidieron en que no encajaba con el accidente fortuito sino con un acto intencionado.

Aquel informe del Consejo de Estado marcó un antes y un después para los supervivientes y los familiares de los muertos en el Hotel Corona. Pero su batalla tuvo que continuar durante años. No fue hasta el 23 de junio de 2000 cuando el Ministerio del Interior reconoció oficialmente que aquella masacre había sido un atentado y que quienes lo sufrieron debían ser tratados, a todos los efectos, como víctimas del terrorismo.

Al homenaje que lugar este viernes se sumó el exministro Jaime Mayor Oreja
Al homenaje que lugar este viernes se sumó el exministro Jaime Mayor Oreja - F. Simón

Aquel 12 de julio de 1979, el Hotel Corona de Aragón tenía alojados a un buen número de militares y familiares, cioncidiendo con el acto de la entrega de despachos de la XXVI promoción de la Academia General Militar de Zaragoza. En la lista de huéspedes figuraban la viuda de Franco, Carmen Polo, su hija y el esposo de ésta -los marqueses de Villaverde- y dos de sus nietos. Este fue otro de los datos que hicieron pensar que aquel devastador incendio no había sido algo casual. Luego se supo que se habían utilizado sustancias para acelerar la expansión de las llamas.

Tras décadas de espera y de lucha legal, las víctimas acabaron consiguiendo que se les reconocira como damnificados del terrorismo. Pero les ha quedado una asignatura pendiente que sigue sin resolverse: aclarar, con precisión, la autoría de aquel atentado. Es la paradoja del Hotel Corona de Aragón: se ha reconocido oficialmente como atentado terrorista, pero no se ha identificado a los responsables, no se sabe qué organización o qué individuos planificaron y ejecutaron aquella matanza.

En el homenaje que tuvo lugar este viernes en Zaragoza acudieron víctimas y familiares de aquel atentado, acompañados -entre otros- por el alcalde de la capital aragonesa, Jorge Azcón, por representantes de todos los grupos políticos municipales, y por miembros de la Guardia Civil, la Policía Nacional y la Policía Local.