Vista de Peracense (Teruel), uno de los cientos de minúsculos municipios que pueblan la geografía aragonesa
Vista de Peracense (Teruel), uno de los cientos de minúsculos municipios que pueblan la geografía aragonesa - F. Simón
Política

Aragón tiene más de mil gobiernos y entes públicos para gestionar 731 municipios, la mayoría minúsculos

Además de ayuntamientos y diputaciones, hay 33 gobiernos comarcales y 40 mancomunidades, instituciones que además suman 80 empresas públicas, 39 organismos autónomos, 43 entidades menores, 33 fundaciones y 3 consorcios

Zaragoza Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Aragón tiene más de mil gobiernos, empresas y entes públicos para gestionar 731 municipios, con un coste que roza los 2.000 millones de euros anuales. Así lo desvela el último censo de entes locales que acaba de publicar la Cámara de Cuentas de Aragón y que aparece en el informe de fiscalización de las administraciones locales de la región del año 2017, que acaba de ver la luz. En él se pone de manifiesto la cantidad de organismos que conviven en un entramado de entes locales que contrasta con la realidad demográfica de una región azotada por la despoblación.

La mitad de los habitantes de todo Aragón residen en Zaragoza. Es decir, un único municipio concentra la mitad de la población de toda la región. Y de los 730 municipios restantes, el 30% no pasan de cien habitantes empadronados.

Ese minifundio municipal contrasta con la cantidad de entes que conviven en el entramado de la administración local aragonesa. Además de tres diputaciones provinciales y 731 ayuntamientos, en Aragón hay 33 gobiernos comarcales -con sus correspondientes miniparlamentos- que, a su vez, conviven con 40 mancomunidades de municipios y con 43 entidades locales menores. Pero no acaba ahí la lista, porque de ese entramado administrativo dependen, además, 80 empresas públicas, 33 fundaciones adscritas, 39 organismos autónomos y tres consorcios.

Y todo eso, a su vez, en una región cuyo Gobierno regional tiene desplegada por el territorio una nutrida red de oficinas y delegaciones comarcales, a las que se añaden las sedes provinciales, además de las tres subdelegaciones del Gobierno de España en Zaragoza, Hueca y Teruel.

Con la crisis económica afloró el debate sobre la necesidad de poner orden en el abultado entramado institucional de Aragón, de podar sus estructuras, reducir el número de cargos públicos -las comarcas suman 800 consejeros comarcales en números redondos-, evitar duplicidades y contener el gasto público. Pero la crisis pasó y aquel debate no se sustanció en ninguna medida práctica al respecto: la reducción de cargos comarcales se quedó en una mera intención sin resultado práctico alguno y siguen conviviendo instituciones con competencias solapadas.

De la lista desvelada por la Cámara de Cuentas de Aragón, destaca el solapamiento que se da entre mancomunidades y comarcas, esa convivencia de 40 mancomunidades y 33 gobiernos comarcales. Es relevante, porque cuando nacieron las comarcas se dijo que iban a servir para ordenar la prestación supramunicipal de servicios y, de esa forma, iba a sustituir a las mancomunidades.

En su conjunto, las administraciones locales -ayuntamientos, diputaciones, comarcas, mancomunidades y entidades locales menores- suman un gasto público de unos 1.900 millones de euros al año. De ellos, 760 millones los gasta el Ayuntamiento de Zaragoza. Los otros 730 ayuntamientos suman un gasto público global de 735 millones de euros, mientras que las diputaciones provinciales consumen unos 270 millones, las comarcas algo más de 100 millones de euros, casi 12 millones las mancomunidades y apenas tres millones las entidades locales menores.