Detalle de la tabla renacentista que regresará al Monasterio de Sijena 80 años después de su expolio
Detalle de la tabla renacentista que regresará al Monasterio de Sijena 80 años después de su expolio
Arte

Aragón recupera otra pintura de Sijena expoliada hace 80 años y que iba a ser subastada en Cataluña

Tras ser demandada, la familia que la tenía ha aceptado devolverla a su legítimo propietario, el Monasterio de Sijena

Zaragoza Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Aragón ha logrado recuperar otra obra de arte que fue expoliada hace 80 años en elMonasterio de Sijena (Huesca) y que acabó en Cataluña. Se trata de una pintura sobre tabla, de estilo renacentista, que afloró a finales del año 2017, cuando se anunció su subasta en la Sala Balclis de Barcelona. Tras ser demandada, la familia que tenía esta pieza ha aceptado reconocer que el legítimo propietario es el Monasterio de Sijena, a donde volverá próximamente.

La obra de arte en cuestión es obra del conocido como Maestro de Sijena. La tabla formaba parte del valioso retablo renacentista de ese monasterio situado en la localidad oscense de Villanueva de Sijena. Esta pintura en concreto es conocida como «Presentación de Jesús» o «Purificación de María».

Se dio por desaparecida durante décadas, como consecuencia del proceso de expolio que sufrió el Monasterio de Sijena al comienzo de la Guerra Civil y de las incautaciones que llevó a cabo el catalán Josep Gudiol, un historiador del arte que también arrancó las excepcionales pinturas murales de ese mismo monasterio -que están en el barcelonés MNAC y que Aragón también reclama en los juzgados-.

Cuando Balclis anunció la subasta de la tabla renacentista, el Ayuntamiento de Villanueva de Sijena interpuso acciones judiciales y pidió la inmediata intervención para poner a salvo esa obra de arte. Según ha explicado el promotor de este pleito, el abogado Jorge Español, incluso se solicitaron acciones penales. Aunque éstas quedaron archivadas por entenderse prescritas las responsabilidades en el plano criminal -dadas las décadas transcurridas desde el expolio-, sí prosperaron las acciones civiles. A la demanda del Ayuntamiento de Villanueva de Sijena se sumó también el Gobierno aragonés.

Al final, ni siquiera ha sido necesario celebrar juicio, porque la familia que tenía en su poder esa tabla renacentista -y que pretendía venderla en la subasta anunciada por Blaclis- ha aceptado la reclamación. Es lo que en términos jurídicos se denomina «allanarse» a la demanda.

Según ha explicado Jorge Español, de esta forma los que habían sido demandados reconocen los hechos que se denunciaron. Entre ellos, que esa tabla estaba en el Monasterio de Sijena hasta la Guerra Civil y que fue sustraída por Josep Gudiol en 1936, quien la repintó y la vendió o regaló al conde de Torroella de Montgrí; que la tabla forma parte indivisible del monumento nacional que es el Monasterio de sijena; y que la tabla fue repintada a mediados del siglo XX «para disimular su procedencia y para asimilarla al estilo flamenco con intención de que aumentara su valor de mercado cuando se vendiera».

Cuando arrancó el pleito, la Justicia determinó que esta obra de arte debía quedar protegida cautelarmente en el Museo de Zaragoza. Ahora, una vez que los demandados han aceptado la reclamación que se les planteó en vía judicial, se da por segura la inminente orden judicial de traslado para que regrese al Monasterio de Sijena, donde fue arrebatada hace 80 años.

La tabla renacentista había acabado en manos de la familia Carandini de Robert, herederos de Dolores de Robert, quien a su vez era hija del conde de Torroella de Montgrí al que Gudiol entregó en su día esta obra de arte.