La consejera aragonesa de Economía, Marta Gastón, con representantes de la minería del carbón
La consejera aragonesa de Economía, Marta Gastón, con representantes de la minería del carbón - Fabián Simón
Economía

Aragón pide ayuda al Estado para salvar sus pueblos mineros

El Gobierno regional quiere lanzar nuevos planes de reindustrialización ante la agonía de las minas de carbón

ZaragozaActualizado:

La minería del carbón sigue su lenta agonía en Aragón y, con ella, crece la preocupación por el futuro de las localidades que durante décadas dependieron de esta actividad. Hace 30 años había en Aragón 4.000 mineros dedicados a la extracción de carbón. Ahora quedan apenas 250 -sin contar los empleos indirectos de subcontratadas de servicios auxiliares-.

El panorama, además, es poco alentador a corto y medio plazo. De aquí a fin de año se calcula que se destruirán al menos otros 40 empleos por más cierres de minas. Y eso que ahora ya son pocas las que quedan en Aragón, solo media docena.

La Mesa del Carbón de Teruel decidió emprender una nueva campaña de movilizaciones para exigir a la Administración autonómica que se implique en este problema. Quieren salvar las minas de carbón que quedan en la provincia. Pero, conscientes de que el sector transita por una lenta agonía, insisten ante todo en que es necesario apoyar la implantación de nuevas empresas que compensen el empleo que se destruye en la minería.

Así se lo trasladaron este lunes a la consejera de Economía del Gobierno aragonés, Marta Gastón, durante la reunión que mantuvo con representantes de la minería turolense.

Ante estas demandas, Gastón ha anunciado que, dentro de un mes, se va a crear un grupo de trabajo en el que quieren que esté presente el Gobierno central, junto al autonómico, a representantes políticos locales, empresarios y sindicatos.

De momento, no ha anunciado ningún compromiso de mayor calado, ni iniciativa concreta para revitalizar económicamente a los pueblos mineros aragoneses. Sí ha reconocido que es preciso impulsar nuevos planes de reindustrialización en esas zonas, para lo que considera necesaria la implicación del Estado. Una implicación que, de hecho, ya es realidad desde hace años y que se ha ido plasmando económicamente a través de fondos de apoyo a la diversificación económica en cuencas mineras o a través del vigente Fondo de Inversiones de Teruel (Fite).

El Gobierno regional considera, sin embargo, que es preciso rediseñar estos fondos para ayudar a la reindustrialización de las comarcas mineras, y que eso debe hacerse trabajando «de forma conjunta» y, al mismo tiempo, sin dar por perdida la minería del carbón.