La II República ensalzó como héroes y «mártires» a estos dos capitanes
La II República ensalzó como héroes y «mártires» a estos dos capitanes
Política

Aragón eleva a la categoría de monumento histórico las tumbas de dos capitanes republicanos

Protagonizaron la rebelión republicana de Jaca de 1930 contra el rey Alfonso XIII

ZaragozaActualizado:

El Gobierno aragonés acaba de elevar a la categoría de monumento histórico con protección oficial las tumbas de los dos capitanes del Ejército de Tierra que lideraron, el 12 de diciembre de 1930, el peculiar alzamiento republicano de Jaca. contra el rey Alfonso XIII durante la «dicatablanda» del general Dámaso Berenguer.

Fermín Galán Rodríguez y Ángel García Hernández acabaron apresados pocas horas después, cuando se dirigían con dos columnas hacia Huesca. Fueron condenados a pena de muerte en un consejo de guerra y fusilados a los dos días de haber protagonizado el levantamiento republicano en Jaca.

Ambos fueron considerados por los antimonárquicos en aquel momento como «mártires republicanos». Sus tumbas se convirtieron, durante años, en centro simbólico del republicanismo español.

Su fusilamiento generó una ola de protestas que atizaron la tensión antimonárquicas que, cuatro meses después, acabó con la proclamación de la II República en abril de 1931.

Los restos del capitán Ángel García Hernández, que había nacido en Vitoria en 1900, reposan en un nicho del cementerio de Huesca. Los de Fermín Galán Rodríguez, que había nacido en San Fernando (Cádiz) en 1899, se encuentran en un enterramiento situado junto a la pared oeste del antiguo cementerio civil del mismo camposanto. Este último ya había participado en otra rebelión unos años antes, en aquella ocasión contra el régimen de Primo de Rivera. Fue durante la llamada «sanjuanada», que le costó tres años y medio de reclusión en el barcelonés Castillo de Montjuic. Tras la marcha de Primo de Rivera, Fermín Galán fue rehabilitado al servicio militar activo como capitán.

Ahora, tras meses de tramitación administrativa, el Gobierno aragonés PSOE-Chunta que preside el socialista Javier Lambán ha culminado la declaración de ambas tumbas como Bien de Interés cultural (BIC) en la categoría de Sitio Histórico.