Boca española del túnel de Canfranc, inaugurado en el año 1928
Boca española del túnel de Canfranc, inaugurado en el año 1928 - Fabián Simón
Ferrocarril

Aragón contrata a una consultora para reabrir el túnel internacional de Canfranc

Cerrado desde el año 1970, es el único túnel ferroviario de la historia para conectar España y Francia por el Pirineo

ZaragozaActualizado:

Aragón va a contratar a una consultora para estudiar en detalle cuánto costaría reabrir el túnel internacional de Canfranc y qué obras deberían llevarse a cabo, tanto en materia de infraestructura ferroviaria como de seguridad.

El contrato lo acaba de licitar la Fundación Transpirenaica, un organismo del Gobierno aragonés del que participan también la Diputación de Huesca y las organizaciones empresariales y sindicales de la región.

Este contrato de consultoría será financiado con fondos europeos, al amparo del programa de cooperación transfronteriza que hay vigente entre España, Francia y el Principado de Andorra. En concreto, este estudio se enmarca en el plan «Canfraneus II» que se desarrolla dentro de ese programa de cooperación transfronteriza, según han informado desde la Fundación Transpirenaica.

El túnel de Canfranc fue inaugurado en 1928. Es el único túnel ferroviario de la historia construido para conectar España y Francia a través del Pirineo.

Canfranc se convirtió así en punto estratégico en el mapa ferroviario europeo del período de Entreguerras. Durante la II Guerra Mundial, su condición de paso ferroviario fronterizo llevó incluso a Hitler a establecer presencia permanente de tropas nazis para controlar el paso de mercancías: el apreciado wolgframio del que se nutría su industria militar, a cambio de oro nazi. Canfranc fue en aquellos años nido de espías, de operaciones encubiertas y de intrigas.

Tras la II Guerra Mundial, el esplendor de la estación de Canfranc fue decayendo. En 1970, el hundimiento de un puente de esta línea férrea en el lado francés supuso el fin para este corredor ferroviario. Francia optó por no restaurar el puente y prefirió cerrar la línea.

Ahora, 47 años después, los gobiernos francés y español -y los regionales de Aragón y de Aquitania- muestran interés en recuperar este trazado, este tren internacional. En el lado español los trenes no han dejado de circular en todo este tiempo hasta Canfranc, pero la falta de línea operativa al otro lado de la frontera impide que sigan ruta hacia territorio francés.

En cualquier caso, Francia ha ido recuperando gran parte de aquel viejo trazado ferroviario. Los trenes circulan ya hasta Bedous, a apenas 30 kilómetros del túnel fronterizo.

Para reabrir al completo esta línea se calcula que hacen falta 500 millones de euros: para completar la recuperación de la línea férrea que resta en el lado francés, reacondicionar el viejo túnel de Canfranc y modernizar la línea en el lado español.

Aragón y Aquitania se han marcado como objetivo conseguir la reapertura de la línea internacional de Canfranc en el plazo de unos cinco años. A falta de un proyecto que detalle exactamente el coste, se calcula que harían falta unos 50 millones de euros para recuperar el túnel y que por él puedan volver a pasar los trenes.

De detallar más qué haría falta para reabrir este túnel se encargará la consultora a la que la Fundación Transpirenaica adjudique el contrato de asistencia técnica que acaba de licitar. Entre otras tareas, el contrato incluye un estudio detallado de las condiciones que presenta actualmente este paso transfronterizo, cotejarlas con las normativas de seguridad que hay en vigor para este tipo de infraestructuras, evaluar qué obras habrá que llevar a cabo y presupuestarlas. El contrato de consultoría se desarrollará durante seis meses.