El consejero aragonés de Hacienda, Fernando Gimeno, saluda al presidente Lambán en una sesión de Cortes
El consejero aragonés de Hacienda, Fernando Gimeno, saluda al presidente Lambán en una sesión de Cortes - F. Simón
Deuda autonómica

Aragón, la comunidad que más se ha endeudado con el Estado en el último año

El Gobierno aragonés ha agrandado su deuda financiera con el Ejecutivo central un 40%: 1.500 millones más en 12 meses

ZaragozaActualizado:

Aragón ha sido la comunidad autónoma que más ha disparado su endeudamiento neto con el Estado durante el último año, del 31 de marzo de 2018 al 31 de marzo de 2019 –últimos datos certificados hasta ahora por el Banco de España-. Es fruto de las recurrentes operaciones de prétsamo suscritas por el Gobierno regional, al amparo de los fondos de financiación que articuló el Ejecutivo central en 2012 para auxiliar a las administraciones autonómicas en plena crisis.

País Vasco y Navarra son las dos únicas regiones que no se han acogido a estos mecanismos especiales de financiación protagonizados por el Fondo de Liquidez Autonómica. El privilegiado sistema foral de financiación otorga a ambas regiones unos ingresos muy superiores a los que tienen el resto de autonomías. Salvo los gobiernos vasco y navarro, todos los demás han acudido a esa fuente de dinero prestado del Estado, pero no todas con la misma intensidad.

En los doce últimos meses certificados por el Banco de España, el Gobierno de Aragón ha agrandado su deuda financiera con el Ejecutivo central un 39,6%. En porcentaje, solo le ha superado el Gobierno de La Rioja, pero hay que tener en cuenta que, en cifra absoluta, es muy reducido el volumen de deuda que esta pequeña región tiene con el Estado.

En esos doce meses, la deuda del Gobierno de Aragón con el central ha engordado en 1.465 millones de euros. Proporcionalmente, el endeudamiento del Gobierno aragonés con el Estado ha crecido en este tiempo ocho veces más que el de la Comunidad Valenciana, cinco veces más que el de la Generalitat catalana, treinta veces más que el de la Junta de Andalucía y prácticamente cuarenta veces más que el de la Xunta de Galicia, por citar cuatro ejemplos.

A 31 de marzo pasado, el Gobierno aragonés ya le debía al Estado casi 5.200 millones de euros, tras años en los que se ha aferrado a ese «grifo» que abrió el Gobierno central para dar dinero prestado a las autonomías en mejores condiciones que las que ofrecían los mercados financieros ordinarios. El Ejecutivo central es, con mucha diferencia, el mayor acreedor de Aragón: a 31 de marzo pasado, el Estado ya tenía en sus manos el 62,5% de toda la deuda viva que acumula el Gobierno aragonés.

La cifra previsiblemente irá a más, a tenor del creciente endeudamiento de la Comunidad autónoma –como consecuencia de su recurrente déficit público- y de la nueva deuda que sigue suscribiendo con el Estado. Así, el pasado 9 de abril, el Gobierno de Aragón formalizó con el ICO un préstamo acogido al FLA por un importe global de hasta 1.081,64 millones de euros, para el primer y el segundo trimestre de este año. Y la semana pasada, el consejero aragonés de Hacienda, Fernando Gimeno, firmó con el ICO una ampliación de ese préstamo por importe de otros 46,32 millones de euros.