Nacho Escartín, nuevo líder aragonés de Podemos, durante una comisión parlamentaria
Nacho Escartín, nuevo líder aragonés de Podemos, durante una comisión parlamentaria
Política

El antimilitarista Nacho Escartín sucede a Echenique al frente de Podemos en Aragón

Se convirtió en diputado regional en 2015 tras abogar por disolver el Ejército y la Policía por ser «fuerzas represivas»

ZaragozaActualizado:

Nacho Escartín es el nuevo líder de Podemos en Aragón en sustitución de Pablo Echenique, que ha abandonado la política regional -tanto el timón territorial del partido como su escaño de las Cortes autonómicas- para dedicarse en exclusiva a la dirección nacional del partido como número 3, secretario estatal de Organización.

Escartín se ha impuesto a la que se había perfilado como la candidata oficial y preferida de Echenique, la también diputada regional Érika Sanz.

Con una ínfima participación en las primarias -tan solo 1.610 votos-, Nacho Escartín se ha impuesto con un respaldo del 59,34% (937 votos), frente al 35,15% que apoyaron a Sanz y al 5,51% que se inclinaron por el tercer aspirante, Alfredo Casal.

El sucesor de Echenique al frente de Podemos en Aragón cambió la agricultura ecológica por el escaño en junio de 2015. Tras haberse aupado a los primeros puestos de la lista electoral autonómica que encabezó Pablo Echenique, Nacho Escartín se garantizó puesto de diputado en las Cortes de Aragón. Tenía por entonces 36 años y, tras haber pasado por diversos empleos previos, llevaba tres autoempleado como pequeño agricultor -declaró unos discretos ingresos de 7.500 euros en su último año antes de aterrizar en el escaño-. Procedía de colectivos antimilitaristas, ecologistas y de izquierda radical.

De aquella etapa previa a su llegada a las Cortes de Aragón datan algunos artículos que publicaba en internet y en los que destilaba sus tesis políticas. Abogó por «un plan de desarme que camine hacia la disolución de las fuerzas represivas», e identificaba como tales a los cuerpos «militares y también policiales». Se declaraba admirador de movimientos de extrema izquierda y de corte revolucionario como el Ejército Zapatista de la región mexicana de Chiapas.

Tras convertirse en diputado regional, Escartín aparcó aquellas tesis radicales y fue adoptando un perfil mucho más moderado y pragmático. Reconocido por su trato afable y cercano por diputados del resto de partidos, Escartín cultivó relaciones entre sus filas con la mirada puesta en ascender en el escalafón. La oportunidad le llegó cuando, forzado por los estatutos del partido, Echenique se vio obligado a dejar de acaparar múltiples cargos.

Pablo Echenique anunció su marcha de la política aragonesa y Escartín vio la oportunidad de luchar por el timón regional del partido, que al final ha acabado consiguiendo. En torno a él reunió a miembros destacados de Podemos en Aragón como la comunista Violeta Barba -crítica con Echenique- y buena parte del resto de diputados de este partido en las Cortes de Aragón.