La Policía pide que, si se reciben estas llamadas, sean denunciadas de inmediato
La Policía pide que, si se reciben estas llamadas, sean denunciadas de inmediato
Sucesos

La Policía alerta de una nueva oleada de estafas telefónicas cometidas por falsos abogados

En las últimas semanas se han detectado varios casos en Zaragoza

Zaragoza Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Policía Nacional ha alertado en Zaragoza de una nueva oleada de estafas telefónicas cometidas por falsos abogados que presionan a su interlocutor para que les pague a cambio de lograr la puesta en libertad de un familiar supuestamente detenido. La realidad es bien distinta: ni el que llama es abogado ni el que recibe la llamada tiene ningún familiar detenido.

Esta práctica de extorsión y estafa recuerda otras oleadas que se produjeron en los últimos años con el mismo objetivo, la misma mecánica aunque con argumentos variados. Fue el caso de las llamadas amenazantes que proliferaron tiempo atrás y que exigían dinero por falsos secuestros exprés. La Policía Nacional de Zaragoza logró desarticular a la banda de delincuentes que realizaba aquellas llamadas y que operaban desde el extranjero.

Ahora se ha detectado una nueva oleada de llamadas de extorsión, con esta nueva variante del falso abogado que se ofrece para lograr la libertad de un familiar que ha sido detenido por las fuerzas de seguridad. En las últimas semanas han sido varios los zaragozanos que han recibido este tipo de llamadas. Desde la Jefatura Superior de Policía de Aragón se ha alertado de estos hechos y se ha insistido públicamente en que si alguien recibe una llamada de este tipo la comunique de inmediato a las fuerzas de seguridad y no atienda lo que el estafador (el falso abogado) le exige por teléfono.

Esta nueva estafa telefónica sigue este patrón: el delincuente, tras haber logrado el número de teléfono por redes sociales o guías, llama a su víctima, se hace pasar por abogado y le dice que un familiar suyo -normalmente un hijo- se encuentra detenido. De inmediato le dice que le tiene que pagar dinero para que le defienda como abogado y, para cobrar, le manda a una persona al domicilio de la víctima para que le abone la cantidad pactada, bien con dinero en efectivo o en joyas.

El objetivo de los estafadores es convencer a la víctima de que los hechos son reales. «Para ello utilizan amenazas, presiones y hasta llegan a poner al teléfono a una persona haciéndose pasar por su familiar para que, entre lamentos, reclame el pago del dinero», han indicado fuentes policiales.