Un lugareño, desplazándose en piragüa por una calle de Novillas durante una crecida del Ebro
Un lugareño, desplazándose en piragüa por una calle de Novillas durante una crecida del Ebro - Fabián Simón
Sociedad

Los afectados por las riadas del Ebro convocan una manifestación para denunciar la dejadez que sufren

La movilización tendrá lugar el 1 de febrero en la localidad zaragozana de Quinto

ZaragozaActualizado:

Los afectados por las cada vez más frecuentes riadas del Ebro han convocado una manifestación para este viernes, 1 de febrero, en la localidad ribereña de Quinto (Zaragoza). La movilización ha sido organizada por la Asociación de Afectados por las Riadas del Ebro (Asafre), que lleva años exigiendo a las autoridades medidas efectivas para prevenir unas inundaciones que cada vez son más habituales.

El detonante ha sido la última crecida del Ebro, que se ha producido en los últimos días y que ha inundado unas 3.000 hectáreas a su paso por Aragón. Una inundación que, a su vez, se ha producido diez meses después de la gran riada que se produjo en abril del año pasado y que le costó a Aragón más de 25 millones de euros. Los afectados por aquellas inundaciones del año pasado denuncian que aún no han cobrado las indemnizaciones que les prometió la Administración regional.

El presidente de Asafre, Alfonso Barreras, ha dejado claro que esta manifestación es fruto del hartazgo de los afectados por la dejadez de las admisnitraciones públicas ante un problema que va a más. Insiste en que, como vienen exigiendo desde hace años, es imprescindible acometer una limpieza en profundidad del río, con dragados incluidos, necesarios para devolver al cauce la capacidad que ha ido perdiendo con el paso de los años. Esos dragados se realizaban antaño, pero dejaron de llevarse a cabo hace tiempo.

Aragón endureció la normativa medioambiental aplicada al Ebro, lo que frenó ese tipo de obras de dragado del cauce. Y el asunto quedó enmarañado en la controversia administrativa entre distintos organismos, fundamentalmente entre el Gobierno aragonés y la Confederación Hidrográfica del Ebro.

Pese a esas cortapisas administrativas, el presidente de Asafre insiste en que la limpieza en profundidad de este cauce es posible si hay voluntad política. Subraya que, legalmente, está prevista la realización de ese tipo de obras si se determina que son medidas de emergencia. Pero denuncia que, pese a las promesas y anuncios, no se ha puesto en práctica un plan de limpieza efectivo y acorde a las necesidades de un río que no ha dejado de perder capacidad de desagüe y que cada vez se desborda con más facilidad.

La manifestación de Quinto de Ebro tendrá lugar de 10.00 a 12.00 horas de este 1 de febrero. Al término de la concentración se leerá un manifiesto reivindicativo. Además, para el 6 de febrero se ha convocado a los 26 alcaldes de la Ribera Baja del ebro para instarles a que firmen una declaración exigiendo una limpieza en profundidad del río.