Unidades militares durante unas maniobras en Jaca (Huesca)
Unidades militares durante unas maniobras en Jaca (Huesca) - Fabián Simón
Tribunales

Absueltos seis militares que se enfrentaban a cinco años de cárcel por una agresión en grupo

Los hechos ocurrieron en Jaca. En contra del criterio del fiscal, la Audiencia de Huesca les ha absuelto por falta de pruebas

R. P.
ZaragozaActualizado:

Seis militares, entre ellos un capitán, han sido absueltos por la Audiencia de Huesca tras ser juzgados por una grave reyerta que se produjo en Jaca hace cinco años y por la que pedían para ellos penas de hasta cinco años de cárcel. El tribunal, cinco años después de aquel altercado, considera que no hay pruebas concluyentes de que esos seis militares participaron en los hechos de los que se les ha acusado.

La trifulca ocurrió en la madrugada del 26 de enero de 2014, en una zona de bares de Jaca. Los seis militares formaban parte del nutrido contingente que por aquellas fechas había recalado en esta localidad del Pirineo aragonés para participar en unas maniobras.

Los seis fueron identificados durante la investigación policial que se abrió para dar con los autores de la agresión sufrida en esa reyerta por dos vecinos de la localidad, un policía local y un profesor de idiomas de origen argelino. Los seis militares acusados tenían en aquel momento entre 23 y 37 años de edad.

La Fiscalía pedía tres años de cárcel para cada uno de esos seis militares por un delito de lesiones, además de multa por una falta de lesiones con la agravante de discriminación. Y solicitó también que indemnizaran conjuntamente al agredido Habib B. Con 6.277,94 euros por los daños sufridos, y con 700,92 euros al policía local Juan Carlos A. G. La acusación particular, ejercida por el policía local y el profesor argelino, elevaron la petición de condena a cinco años de cárcel para cada uno de los militares acusados, así como más de 30.000 euros en indemnizaciones.

Al final, sin embargo, los seis militares han sido absueltos por la Audiencia de Huesca. Considera que no hay pruebas suficientes que permitan considerar que fueron ellos los autores de la agresión. «Claro que alguno de los acusados pudo formar parte de ese grupo (agresor) en uno u otro momento», indica el fallo. Pero subraya que «con la certeza que todo proceso penal requiere, no podemos señalar quién de ellos ni en qué concreto momento» participó en la agresión, ni mucho menos en qué grado lo hizo.