HOMENAJE A UN ETARRA

El alcalde de Berriozar no rectifica y acusa a UPN de injurias

GORKA MORENO
PAMPLONA Actualizado:

La polémica suscitada a raíz del homenaje a un etarra celebrado el pasado 8 de julio en la localidad navarra de Berriozar con el consentimiento del alcalde, Xabier Lasa, de Nafarroa Bai (NaBai), se avivó ayer después de que el primer edil amenazara con denunciar por injurias al portavoz municipal de UPN, Sergio Sayas, durante una Junta de Portavoces.

Las palabras desafiantes de Lasa llegaron justo después de que ABC revelara que el grupo de familiares de presos de ETA Etxerat y él mismo disfrazaron el acto de «comida» popular, tal y como se desprende de la instancia presentada por el colectivo y del edicto de autorización emitido por el primer edil. Un homenaje que se celebró en el frontón de la escuela pública y en el que, según Sayas, el alcalde no cobró la pertinente tasa por usar las instalaciones municipales —en el edicto no aparece referencia alguna al pago—.

Éste fue uno de los temas que mayor irritación provocó a Lasa, que se ha visto acorralado tras hacerse públicos los detalles de la celebración. Aunque fuentes municipales afirmaron que «hasta la fecha no hay constancia alguna del abono de la tasa», el primer edil trató de defenderse «a base de amenazas», explicó el portavoz municipal de UPN, que ha presentado una moción exigiendo la reprobación del alcalde por sus constantes apoyos a la ilegalizada ANV y el entorno proetarra y por cómo «se ha situado mucho más cerca de quienes no condenan un solo atentado que de sus víctimas».

La moción, que contará con el respaldo de los seis concejales de UPN, PSN y CDN —los mismos que suman NaBai y ANV— se debatirá en el pleno posterior a las fiestas que comienzan el próximo día 25. Y sólo podrá aprobarse si la concejala de IU la secunda.

Además, Lasa negó a PSN el lanzamiento del cohete en las fiestas de este año como le correspondía, a pesar de que los socialistas querían ceder el honor a un colectivo popular. En su lugar, el primer edil anunció que lo hará el grupo musical Marea, muy querido en la localidad. En 2009, Lasa aprobó que fueran los tres concejales de la ya ilegalizada ANV quienes se lanzaran el chupinazo, aunque finalmente el «kiliki negro» prendió la mecha ante los vítores de los ediles proetarras.