Los concejales de UPN, Sergio Sayas (c) y Moises Ayerra (d) colocan en sus escaños varias banderas de España en presencia del alcalde Xavier Lasa (i) - EFE

El alcalde de Berriozar disfrazó de comida popular el homenaje a un etarra

La solicitud del colectivo Etxerat para usar el frontón y el permiso de Xabier Lasa, de NaBai, sólo hablan de un banquete

GORKA MORENO
PAMPLONA Actualizado:

El alcalde de la localidad navarra de Berriozar, Xabier Lasa, de la coalición nacionalista Nafarroa Bai (NaBai), recurrió a diversas tretas y artimañas para autorizar el homenaje al etarra Zigor Larredonda el pasado 8 de julio en el frontón de la escuela municipal sin llamar la atención del resto de partidos con representación en el consistorio. Tanto la instancia de la solicitante como el permiso de Lasa, a los que tuvo acceso ABC, definían el acto como una “comida popular” y “una comida” respectivamente y no se referían en ningún momento al verdadero motivo de la celebración: dar la bienvenida a Larredonda tras su salida de la cárcel. El terrorista fue condenado en 2004 a nueve años de prisión por colaborar con el comando Barcelona, al que se atribuyen los asesinatos del ex ministro socialista Ernest Lluch, el del guardia urbano de Barcelona Juan Miguel Gervilla y dos contra concejales del PP.

Cada movimiento estaba perfectamente calculado. La solicitud, redactada por una mujer cuya identidad responde a las iniciales O.R.F. en representación del colectivo de apoyo a los presos de ETA Etxerat, se selló el 24 de mayo, pero el primer edil no dio su visto bueno hasta el 2 de julio, tan sólo seis días antes del homenaje. Una buena manera de evitar que UPN, PSN y CDN tuvieran constancia del consentimiento y pudieran paralizar o dar a conocer públicamente la convocatoria. Además, la autorización se tramitó mediante un edicto en el que no consta que el ayuntamiento exigiera a los proetarras el pago de la pertinente tasa por usar las instalaciones municipales. Un documento que sustituyó en este caso a la habitual resolución de alcaldía, mucho más accesible a cualquier ciudadano. “Le comunico que no existe inconveniente al efecto, por lo que se le concede el permiso solicitado”, apunta el texto.

Así pasaron quince días hasta que la oposición tuvo constancia de lo sucedido. Y aunque resulte paradójico, los tres partidos conocieron la noticia de casualidad gracias a las fotografías publicadas en un portal de internet de marcado signo abertzale.

Guiños de Xabier Lasa a la ilegalizada ANV

Pero los desaires de Lasa, que gobierna gracias al apoyo de los concejales no adscritos de ANV y de la edil de Izquierda Unida, van más allá. El pasado 9 de agosto no acudió al homenaje por el décimo aniversario del atentado que acabó con la vida del subteniente Francisco Casanova a manos de ETA. Y lo hizo alegando, por cuarto año consecutivo, que se encontraba de vacaciones. Los familiares de Casanova, que vivía en la localidad junto a su esposa y sus dos hijos, subrayaron que no habían recibido nunca “ayuda alguna” del alcalde.

Por si eso no fuera bastante, en los últimos tres meses han sido varios los guiños del primer edil a la ilegalizada ANV, un signo más de la evidente radicalización que está viviendo NaBai desde que Eusko Alkartasuna (EA) y Aralar, dos de los partidos que integran la coalición junto a PNV, Batzarre y los independientes de Uxue Barkos, comenzaran a negociar con Batasuna.

El pasado 24 de junio, permitió que los tres concejales no adscritos de ANV -Fermín Irigoyen, Ezequiel Martín e Izaskun Cebrián- se encerraran con sacos de dormir en el consistorio junto a familiares y amigos en señal de protesta por su procesamiento ante la Audiencia Nacional por un presunto delito de enaltecimiento del terrorismo, del que saldrían absueltos. Ese mismo día convocó un pleno extraordinario para mostrar su solidaridad hacia los proetarras, para los que la Fiscalía solicitaba año y medio de prisión e inhabilitación por diez años. Y el pasado 13 de julio se personó como testigo en el juicio contra Irigoyen, Martín y Cebrián para apoyarlos ante los tribunales.