Imagen de archivo de la víctima mortal. - EFE

Le absuelven de maltrato días después de asesinar a su ex mujer

El juez no creyó a la víctima mortal de Granada, que acusaba al hombre de agredirla

GRANADA Actualizado:

El titular del Juzgado de lo Penal 6 de Granada absolvió ayer de los delitos de maltrato y amenazas al presunto asesino de Rafaela Rueda Contreras, que murió el pasado jueves en Pinos Puente (Granada) a consecuencia de los golpes que le dio su ex pareja con una azada. El juez argumenta el «escaso grado de credibilidad» de la víctima, que declaró en el juicio que se celebró el 21 de junio —diez días antes de su fallecimiento— con «excesiva parquedad» y «escasísima pasión».

En el fallo, que será recurrido por la Fiscalía Provincial de Granada, el magistrado pone en duda, además, la supuesta agresión, puesto que el parte de lesiones «sólo» objetiva «un mínimo hematoma de sólo un centímetro en un brazo, cuya data, origen y forma de producción no han quedado suficientemente esclarecidos, dejando pues sin corroboración objetiva alguna esos otros puñetazos en los costados y empujones que la querellante refirió en el juicio oral».

Asimismo, en los fundamentos de derecho, el juez ve «ciertas sospechas» de «disputas de fondo» con respecto a la permanencia en la vivienda de la que es titular el hombre, y cree «claramente ilustrativo» de ello la denuncia «que sólo 13 días antes interpuso éste contra ella por presuntos malos tratos en la que pedía que abandonara la casa».

Por otra parte, también pone en entredicho la declaración de la mujer por sus «significativas contradicciones e incoherencias», algo que ejemplifica al indicar que Rafaela dijera en su denuncia que el motivo de la agresión habían sido los celos y en el juicio alegara que lo que él quería era echarla de la casa. Respecto al motivo de su retraso en ir al médico tras la agresión, en la denuncia declaró que fue porque estaba mareada y no tenía quien la acompañara; en el juicio, que no fue porque tenía miedo.

Rafaela, que murió antes de conocer el contenido de la sentencia, había presentado el pasado 1 de junio una denuncia en el puesto de la Guardia Civil de Pinos Puente en el que alertaba de que su

pareja de hecho, J. H. F., la había insultado y amenazado con una escopeta en el domicilio que ambos compartían en la noche del 29 de mayo. El hombre la acusaba de tener un amante y le había dicho que «si no era para él no era para nadie». Además, a la mañana siguiente, según, Rafaela, le había propinado puñetazos en los costados y empujones.

La consejera de Igualdad en Andalucía, Micaela Navarro, ha alertado de que «no podemos basarnos únicamente en la declaración de las víctimas ya que los jueces terminarían absolviendo a todo el mundo, pues hablan desde el miedo y la presión».

El crimen tuvo lugar el jueves pasado, cuando sobre el presunto homicida, de 67 años, aún pesaba la orden de protección y alejamiento y prohibición de comunicación dictada a raíz de una denuncia interpuesta por la víctima contra el agresor, por el Juzgado e Violencia sobre la Mujer 1 de Granada, que también había decidido suspenderle el derecho a la tenencia y porte de armas.